Apostar con decisión

Desde hace tiempo, aquí y en cada charla que doy, insisto en el mismo mensaje: es preciso apostar con decisión por nuestra industria, nuestro conocimiento, y nuestras personas.

Y en general todo el mundo asiente y me dicen que están muy de acuerdo. Más en los últimos tiempos, que lo de la reindustrialización se ha puesto de moda Pero luego, los meses van pasando, y las realidades no llegan. Y no es falta de presupuesto, es falta de prioridad.

Porque para sacar 130.000 M€ para el rescate bancario, no ha habido problemas. Para retrasar sine dia la deuda de los clubs de fútbol con Hacienda, o invertir en sus estadios, no hay problemas.

Porque para cambiar las cosas, lo primero que necesitamos son señales claras, mensajes nítidos y coherentes, que es lo que las personas normales entendemos. Si alguien me dice hoy que apuesta por la industria, y mañana me dice que por el turismo, y pasado por el sector primario, y la semana que viene por los servicios, lo que yo entiendo es que no apuesta por nada.

Si alguien me dice que apuesta por la industria del conocimiento, y el valor añadido, y luego construye nuestra competitividad a base de bajar los salarios, no entiendo nada. Si año tras año en los presupuestos no hay sitio para incrementar la inversión en I+D, no entiendo nada.

Henry Mintzberg publicaba la semana pasada en su blog un post que venía a decir que para corregir los excesos del capitalismo, había que dejar de inventar nombres (Sustainable Capitalism, Caring Capitalism, Breakthrough Capitalism, Democratic Capitalism, Conscious Capitalism, Regenerative Capitalism, Inclusive Capitalism) y había que empezar a ser coherentes. Eliminando la corrupción de los lobbies que manejan las políticas públicas a su antojo, o acabando con la cultura de las retribuciones astronómicas para los primeros ejecutivos.

Cualquiera que acepte ser pagado cientos de veces por encima que sus trabajadores no es un verdadero líder. Por eso solo hay unos pocos líderes en las compañías estadounidenses. ¿Cómo puedes dirigir una empresa y decir que eres cientos de veces más importante que tus empleados? Por qué no dicen lo contrario. Porque no se dirigen al Consejo de Administración así: “No me puedes pagar esas cantidades. Con esas cifras no puedo hacer que mis trabajadores se comprometan con el proyecto”. Los bonus de los ejecutivos destruyen las compañías.

Acababa su post con una cita del Papa Francisco (Money must serve, not rule). No me parece casual, el Papa desde que llegó esta emitiendo con mucha nitidez señales de la transformación que necesita su organización, y está actuando en coherencia.

Eso necesitamos aquí, porque la carrera por la industria del conocimiento es imparable. Se lo recordaban al Presidente Obama el mes pasado en un magnífico informe, que te recomiendo “Restoring the Foundation.The Vital Role of Research in Preserving the American Dream“. Más recursos, más exigencia de retorno a esa inversión, más trabajar juntos. Blanco y en botella.

Quizá por eso, la primera semana de Octubre, Obama se fue a una planta de Millennium Steel en Indiana, para estar con sus trabajadores en el Día Nacional de la Industria (una fecha que él mismo ha instituido este año, para recordar la prioridad de esta apuesta). Y desde ahí lanzó su “mensaje de la semana”, hablando de apostar por la industria, y de subir el salario mínimo en USA (sí, has leído bien: subir), para reconstruir las clases medias.

Hay que señalar la dirección, con nitidez, y luego avanzar, con coherencia. ¿Me ayudas tú también a indicar la dirección correcta, a ver si acabamos de arrancar de una vez?

el correo

 

 

Elegir perder

“Explíquele que vale más una derrota honrosa que una victoria vergonzosa…”
Carta al profesor de su hijo,
(incorrectamente) atribuida a Abraham Lincoln

Ya sabéis que por estas fechas de octubre me suelo poner filosófico, y dedico algún tiempo a recordarme (para que no se me olvide) que ganar y perder son dos caras de una misma moneda. Ya os he hablado otros años de Shackleton y su viaje a la deriva en el hielo, del día que Balian de Ibelin rindió Jersualén, de Leónidas y sus 300 espartanos…

Aunque hay un tipo de perdedor del que nunca os he hablado, y es el que elige perder, pudiendo ganar.

Y no me refiero al que se rinde cuando ve que no puede ganar, o al que se retira de una pelea complicada cuando está todavía a tiempo. Me refiero al que elige perder, cuando es consciente de que ganar o perder depende únicamente de su decisión.

Estarás pensando ¿quién puede, en su sano juicio, elegir perder, cuando podría ganar? Hay que ser un idiota para elegir perder…

Pues tienes que pensar más despacio, porque cada vez que eliges, pierdes. Y lo que pasa es que casi nunca te das cuenta, porque en las elecciones casi siempre nos fijamos en las cosas que ganamos con ellas, y casi nunca en las que perdemos. Antes hemos hecho las cuentas, y hemos decidido que nos compensa tomar esa decisión, así que tendemos a olvidar lo que perdemos.

Aunque otras veces, sí te das cuenta. Porque hay veces que lo que toca perder es mucho, y esas veces lo que ganas no te consuela. Esos días que te toca a ti decidir perder, son probablemente todavía peores que cuando la vida decide que pierdas. También son los días que nos definen como personas.

Elige perder Rick cuando entrega los salvoconductos y ayuda a escapar a Ilsa y a su marido de Casablanca (Curtiz, 1942). Y elige perder Will cuando decide acabar con Davy Jones, y recibe la herencia maldita del Holandés Errante, cuando los Piratas del Caribe se encuentran “En el fin del mundo” (Verbinski, 2007). Y elige perder Jean Valjean en Los Miserables (Hooper, 2012), cuando decide apartarse de su hija para que esta pueda ser feliz, o cuando salva a Javert, aun sabiendo que éste lo enviaría nuevamente a prisión. Ya ves que no faltan ejemplos, cuando te pones a pensar…

Los MiserablesHay una carta que atribuyen (incorrectamente) a Abraham Lincoln, dirigida al profesor de su hijo. Aunque no la escribiera Lincoln, merece la pena leerla de vez en cuando.

Por ejemplo, la próxima vez que te toque elegir perder.

“Querido profesor,

Mi hijo tiene que aprender
que no todos los hombres son justos ni todos son veraces,
pero dígale, por favor,
que por cada villano hay un héroe,
que por cada egoísta hay también un generoso.

También enséñele que por cada enemigo hay un amigo
y que más vale una moneda ganada que una moneda encontrada.
Quiero que aprenda a perder pero también a saber gozar de la victoria.

Apártelo de la envidia y dele a conocer la alegría profunda del deber cumplido.
Haga que aprecie la lectura de buenos libros
sin que deje de entretenerse con los pájaros, las flores del campo
y las maravillosas vistas de lagos y montañas.

Que aprenda a jugar sin violencia con sus amigos.
Explíquele que vale más una derrota honrosa que una victoria vergonzosa.
Enséñele a creer en sí mismo, aun cuando esté solo contra todos.
Enséñele a tener fe en sus propias ideas, aun cuando alguien le diga que está equivocado.

Enséñele a ser amable con la gente amable y duro con los duros.
Enséñele a no dejarse llevar por la multitud simplemente porque otros también se dejaron;
que sea amante de los valores.

Enséñele a escuchar a todos, pero, a la hora de la verdad, a decidir por sí mismo.
Enséñele a reír cuando estuviese triste
y explíquele que a veces los hombres también lloran.

Enséñele a ignorar el aullido de las multitudes que reclaman sangre
y a luchar solo contra todos, si él cree que tiene razón.

Trátelo bien pero no lo mime, porque sólo la prueba de fuego hace el buen acero.
Déjelo tener el coraje de ser impaciente y la paciencia de ser valeroso.

Transmítale una fe sublime en el Creador y fe también en sí mismo,
pues sólo así podrá tener fe en los hombres.

Ya sé que le estoy pidiendo mucho pero haga todo aquello que pueda.”

(incorrectamente atribuido a) Abraham Lincoln, 1820

Hacer una cruz con tres monedas

Ya sabéis que a uno de mis abuelos le gustaba ponerme acertijos. Me ha venido estos días a la cabeza una prueba de pensamiento lateral que le gustaba mucho, y que consistía en hacer una cruz con tres monedas.

tres monedas¿Te falta una, verdad?

Tenemos también ahora tres monedas que se nos quedan cortas:

  • Una moneda la tenemos que invertir en las políticas sociales. No podemos construir un futuro donde solo cabe una parte de la sociedad.
  • La otra moneda la tenemos que invertir en nuestra industria y en nuestras infraestructuras de conocimiento. Sin ellas no habrá prosperidad económica, y sin prosperidad, por bien que repartamos, la sociedad será cada vez más pobre.
  • Y la última moneda, la tenemos que dedicar a pagar nuestras deudas. Hay que recuperar la estabilidad presupuestaria, y no podemos seguir endeudando a nuestras administraciones para cuadrar el puzzle.

El problema es que cuando sumamos lo que recaudamos, no nos da para poder pagar las tres. Nos falta también la cuarta moneda (más recaudación), que resolvería el acertijo.

Mi abuelo me miraba sonriente, mientras yo me estrujaba la cabeza tratando de formar la cruz, poniendo las monedas en equilibrios improbables. Al final le dije “Es imposible, esta prueba no tiene solución”.

Entonces mi abuelo sonrió, apiló las tres monedas, las sujetó entre sus dedos, y trazó con ellas, como si fueran una tiza, una cruz que quedó marcada en el mantel de la mesa.

No hay otra salida que un nuevo liderazgo, que sea capaz de integrar las tres monedas, y que sea capaz de explicarle a la sociedad que la salida de este laberinto exige trabajar juntos, con imaginación y con esfuerzo, con la mirada puesta en el largo plazo (bueno, eso y que desaparezcan del mapa todos los corruptos que ni intentan resolver la prueba y, en un descuido, se meten las monedas en sus bolsillos.)

Ahora que ya sabes la respuesta al acertijo ¿seguirás diciendo que es imposible?

Prostitución, drogas e I+D

No deja de ser sintomático que, buscando la forma de incrementar el PIB (un truco para poder engordar un poco más la deuda de las Administraciones Públicas), el Gobierno se haya acordado al mismo tiempo de la prostitución, el tráfico de drogas, el contrabando y el I+D. El siguiente paso será incluir la Ciencia y la Tecnología en la lista de actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas. Y después incluir a los científicos en la lista de terroristas más buscados.

Y no es que me parezca incorrecto el cambio de criterio (básicamente, la I+D deja de considerarse un gasto, y pasa a tener la consideración de inversión). Yo desde hace tiempo utilizo esa expresión (“inversión en I+D”), aunque la estadísitica se llame (“gasto en I+D”). Lo que me da pena es que solo se acuerden del I+D para esto, y no para solicitar un incremento en el presupuesto de I+D para el próximo ejercicio.

Y como hacía tiempo que no os traía gráficos para argumentar la importancia de esta apuesta, hoy os traigo uno nuevo, cortesía de NESTA (la agencia de innovación en UK). El lunes, invitados por Agirre Lehendakaria Center, anduvieron por aquí y nos dejaron estas dos gráficas que hablan por si solas, en el contexto de un informe que deberías descargar y leer: “When small is beautiful:Lessons from highly innovative smaller countries

En horizontales, tamaño de los países. En verticales, inversión en I+D. Conclusión: el tamaño no importa, grandes y pequeños países han sabido apostar por la innovación.

Small is Beautiful NESTAPero si nos centramos en los países pequeños, y analizamos dos grupos, los que han apostado por el I+D (arriba), y los que no lo han hecho (abajo), y vemos qué crecimiento medio han tenido sus economías entre 2007 y 2012, nos quedan estos dos bonitos números…

Small is Beautiful NESTA - small¿Merece la pena apostar, verdad? Ya sabes que en Euskadi, que somos un pequeño gran país, estamos justo en la línea que separa esos dos grupos. Me pregunto si para seguir escalando esa tabla, tendremos que sacar los fondos de negocios turbios, como parece sugerirnos veladamente la nueva metodología de cálculo del PIB (Montoro luego lo lamentaría profundamente, como con las tarjetas opacas de Caja Madrid)

O alternativamente, podemos optar por ser un país serio, y apostar por las cosas que merecen la pena.

 

Que fabriquen ellos!

Europa sigue sin encontrar el camino. Los últimos datos del PMI de esta semana, a pesar de la rebaja de tipos de Draghi, nos alejan un poco más del esperado crecimiento, que no acaba de asentarse.

PMI flash septemberLos motivos los explica alto y claro en su magnífico post del viernes  el Presidente de Confebask “En riesgo de recesión industrial” (tienes que leerlo, quedan pocas voces tan valientes y sensatas):

El problema radica, sobre todo, en la falta de inversión productiva,  incentivos y reformas ligados al crecimiento, la competitividad y el empleo.  Ya sea a nivel europeo, estatal o autonómico la economía productiva, la economía real, la industria deben recibir el estímulo necesario para poder reflotar el maltrecho barco en el que navegan. De otro modo no habrá verdadera reactivación.

En riesgo de recesion industrialEl problema ya no es de diagnóstico, ni de receta. El problema es de liderazgo para llevar a la práctica lo que todos sabemos que hay que hacer…

¿Has leído el “Plan de Reindustrialización” que presentó el Ministro Soria la semana pasada? ¿Y el Pleno de Política General en Euskadi de este jueves?. Ninguno de los dos me ha tranquilizado lo más mínimo. Seguimos sin apostar con decisión, con recursos, con foco, por la industria y por el conocimiento, y sin ellos, no hay futuro.

No soy de los que celebrará estos días los 150 años del nacimiento de Unamuno, que no le perdono el “Que inventen ellos!” . Sería una lástima que, dentro de 150 años, recuerden nuestra generación como la que, por falta de liderazgo, perdió nuestra base industrial. Seguro que, con el problema de empleo que tenemos, tú nunca dirías “Que fabriquen ellos!”. El problema es que, como dice el Presidente de Confebask en su post:

Hay que estar de verdad dispuestos a hacer todo lo necesario para no seguir perdiendo impulso, dejando a un lado las políticas económicas, fiscales, industriales o financieras acomodaticias, ortodoxas o directamente equivocadas que están impidiendo un reactivación de mayor entidad en la economía y el empleo.

El problema es de liderazgo, de asumir el riesgo de esa apuesta por la industria y por el conocimiento. Te dejo con la frase que cierra el post de Miguel Angel Lujua, debería hacernos reflexionar, y actuar.:

La  recuperación ciertamente está en marcha, pero no es menos verdad que ninguna flor de invernadero sobrevive en medio del desierto.

Vamos, que el otoño nos pille trabajando para convertir este país en un oasis.

El truco es hacer algo diferente

“Felices los que saben reírse de sí mismos,
porque nunca terminarán de divertirse”
Tomás Moro, El gusto de vivir

Me decía hace poco un amigo que en ocasiones se me notaba una cierta frustación cuando escribo aquí. Como si a veces perdiese la esperanza y me dominase un escepticismo amargo. Y me aconsejaba no abandonarme a esos pensamientos oscuros, y mantener la sonrisa, pase lo que pase.

Me pasaba un poco esta semana, que veía como el lunes se aprobaban en el Congreso de Estados Unidos los 300 Millones de dólares para el “Revitalizing American Manufacturing Innovation Act”. Con ellos van a crear cuatro Centros Tecnológicos más, que se sumarán a los que ya han creado el año pasado:
– “America Makes” (additive manufacturing, 3D-printing…) en Youngstown, Ohio
– “Next Generation Power Electronics National Manufacturing Innovation Institute” en Raleigh, North Carolina;
– “Digital Manufacturing & Design Innovation Institute (DMDII) en la Universidad de Illinois
– “Lightweight & Modern Metals Manufacturing Innovation (LM3I) Institute” en Detroit, Michigan

Son fondos adicionales, que se suman a los que ya cada año invierten en Ciencia y Tecnología (un 2,8% de su PIB según las últimas estadísticas disponibles). Igual que en el caso de UK, han detectado que tenían una debilidad en el eslabón de los Centros Tecnológicos, y se han lanzado con decisión a completar la cadena de transferencia tecnológica, porque están convencidos que el futuro de su industria pasa por esta inversión.

Y no es que no me consuelen los datos del Informe de la Ciencia 2014 que ha publicado esta semana Ikerbasque, en el que se puede ver el avance que hemos tenido en Euskadi a pesar de la crisis en los últimos 10 años.

Informe Ciencia 2014 Es que creo que es preciso hacer más, mucho más. Poner más foco en este esfuerzo, mejorar su gobernanza, multiplicar las conexiones entre universidad y empresa (como acertadamente pedía el Rector de Mondragón en su intervención en la apertura del curso académico).

Y apostar con más decisión en los presupuestos, que cuando salgan en noviembre las estadísticas de I+D en Euskadi para 2013, EUSTAT ya ha avisado que nos vamos a llevar el mal rato de encontrarnos con el primer retroceso en muchos años… Lo comentaba con acierto ests últimos días Roberto Velasco en varios artículos que han llegado a la prensa con ocasión de su libro “Salvad la industria española

Pero me parece muy acertado el consejo que me dieron. Además, preparando ayer una charla que tenía que dar, me volví a encontrar con “El Gusto de Vivir” de Tomás Moro, que empieza con la cita que abre el post, y decidí que este curso tenía que esforzarme en mantener la sonrisa (y para eso, nada mejor que no tomarse a uno demasiado en serio…)

Si no consigo mi objetivo, la solución no es amargarme. Más bien debería seguir los consejos de otro renacentista, mi querido Leonardo da Vinci.

La vida es bastante simple: haces algunas cosas. La mayoría falla.
Otras funcionan. Haces más de esos trabajos. Si funciona mejor, otros lo copian rápidamente. Entonces haces algo diferente.
El truco es hacer algo diferente.

Este curso, haré algo diferente : )

Cortina de Humo

Igual habréis visto la película “Cortina de Humo” (Levinson, 1997), o conocéis su argumento. Pocos días antes de unas elecciones, y para eludir un escándalo que amenaza al Presidente de Estados Unidos, sus asesores deciden levantar una cortina de humo, e inventan una guerra con un país prácticamente desconocido y no muy importante para la mayoría del pueblo estadounidense (eligieron Albania, aunque cualquier país europeo hubiese cumplido con las condiciones de contorno).

110927015659-wag-the-dog-1997-horizontal-galleryClaro, en Europa nuestros líderes lo tienen más complicado, porque es sabido que los europeos tenemos más cultura geográfica que los norteamericanos (para eso no hace falta mucho, ya habréis visto el vídeo en el que Letterman le pide a Justin Bieber que le nombre los cinco continentes…).Pero no pasa nada, a falta de países desconocidos, en Europa nos hemos inventado interminables y encendidos debates sobre cuál debería ser a futuro la lista de países europeos. Entretenidos en estas cuestiones, ningún europeo se pregunta para qué diablos han servido las políticas de austeridad, o qué líderes nos pueden sacar del estancamiento de nuestra economía.

Por ponerte un ejemplo, mientras estos días todos andamos pendientes de Escocia y Catalunya, este miércoles Juncker ha presentado su equipo de Comisarios (por cierto 18 Comisarios, 8 Comisarias…). Entre tanto humo, no te habrás enterado quién va a ser el Comisario de Ciencia, Tecnología e Innovación, y su impresionante curriculum en la banca de inversión y en las inversiones inmobiliarias hasta la crisis de 2008. Después ha liderado las reformas del gobierno portugués (perdón, de la troika, quiero decir) desde 2011. Otro caso notable de reciclaje de la banca de inversión tras el crack de Lehman Brothers.

Como dato, el PIB de Portugal no ha salido de los números rojos desde entonces (2011 = -1,30%, 2012 = -3,20%, 2013 = -1,40%, ya veremos 2014…). Como dato más relevante, la inversión en I+D en Portugal ha estado en números todavía más rojos, y por eso el indicador del Gasto total en I+D / PIB ha caído año a año ( 2009 = 1,64%  2010 = 1,59%  2011 = 1,52%  2012 = 1,50%). Es tranquilizador que el Comisario de Ciencia, Tecnología e Innovación aporte este background de recortes ¿verdad?

He visto en Twitter alguien que comentaba que este joven es inteligente y bien preparado. Estoy seguro. Una pena que no aporte también una trayectoria de coherencia, compromiso y creación de valor en el sistema de ciencia, tecnología e innovación, que le haga tener un poco de criterio y credibilidad. Claro que tampoco lo necesita: está detrás de una cortina.

 

Bonus Track

Al hilo de estos animados debates, el Presidente de la UK Royal Society, Paul Nurse, ya les ha avisado a los científicos escoceses que con la independencia, se acabarían los fondos de I+D que reciben de UK (el que avisa no es traidor). El Ministro de Universities, Science and Cities, no ha querido entrar en detalles y simplemente ha dicho que sería una “tragedia” (menos mal que no ha dicho un “holocausto canibal”). Todo ello muy científico, debo reconocer.

Me ha gustado la respuesta que ha dado la científica escocesa Anne Glover, que ahora es la Chief Scientific Advisor del Presidente de la UE. En esencia ha dicho que la ciencia de Escocia dependerá sobre todo de la calidad de sus científicos, y no tanto de si está o no en la lista de países europeos.

Y sobre la financiación en el caso de que Escocia sea independiente, ha comentado que dependería de la prioridad que le asigne esta cuestión el nuevo gobierno de Escocia, y que siendo Escocia líder mundial en productividad científica en relación con su PIB, le parecería inteligente seguir invirtiendo para mantener ese liderazgo.Alto y claro, ¿verdad?

Y para terminar de hablar claro ha dicho: y si el gobierno escocés no lo hiciera, con la independencia los escoceses le podrían explicar a su gobierno en la siguientes elecciones que eso es un gran error.

Anne Glover fue antes la Chief Scientific Adviser for Scottland, y recorrió cada rincón de Escocia para explicar a la sociedad la importancia de esta apuesta, así que sabe de lo que habla. Lleva tiempo con el ventilador, apartando el humo. Ya vino a visitarnos a Euskadi, no vendría mal que volviera otra vez.