Comienza el juego

La semana pasada me acerqué a ver “The Imitation Game” (Tyldum, 2014), no podía perderme una película sobre un matemático tratando de descifrar uno de los acertijos más famosos y cruciales de la historia (Enigma, la máquina que encriptaba los mensajes del ejército nazi). Alan Turing fue uno de los grandes pioneros de las ciencias de la computación que han revolucionado nuestra existencia, y también de la inteligencia artificial (que tiene pinta que revolucionará la de nuestras hijas e hijos, que tendrán que aprender a convivir con máquinas tan inteligentes como los seres humanos).

El trailer antes de la película fue el de “La Teoría del Todo” (Marsh, 2014), la nueva película que relata la biografía de Stephen Hawking (por cierto, uno de los primeros papeles de Benedict Cumberbatch hace diez años fue precisamente una biografía del famoso físico). Hawking ha dedicado su vida a descifrar otro enigma no menos trascendental, el que nos permitiría entender las leyes que gobiernan el universo (o quizá una única ley, en la que todas las demás descansan). Me encanta este interés de Hollywood por la ciencia, otro día os hablaré de Interstellar…

Turing estudió en el King’s College de Cambridge, y Hawking en el University College de Oxford. Ya sabéis que estas navidades se han publicado los resultados del nuevo ranking REF que medirá a partir de ahora la excelencia de las Universidades en UK (y determinará su financiación pública). La nueva metodología me ha parecido interesante, más completa que las tradicionales. Por cierto, Oxford quedaba ligeramente por encima de Cambridge, igual que en la última regata : )

Aunque no es la única llave, sin duda tener unas excelentes infraestructuras de ciencia y tecnología es una de las claves para poder construir una política industrial sólida. Al menos eso opinaban los expertos que participaron en la Conferencia “Industrial Economics Day” que organizó la Comisión Europea el pasado 15 de Diciembre. Muy interesante el capítulo de Emerging Trends en la presentación de Antonio Andreoni, que refleja entre otras cosas la creciente importancia de los centros tecnológicos en la política industrial de USA, Alemania, Japón y China.

Innovation and Technology InfrastructureAyer mismo Obama anunciaba la creación de un nuevo Centro Tecnológico. Y el mes pasado UK anunciaba la creación de otro en Londres, que llevará el nombre de Alan Turing, dedicado a investigar en las aplicaciones del Big Data.

Universidades excelentes, una sólida red de centros tecnológicos… No es un código muy complicado de resolver ¿verdad? Pero como parece que todavía algunos no se han enterado, voy a terminar el post explicando lo que nos falta en este País para competir en condiciones en este juego. Como nunca se sabe quién puede leer y malinterpretar mis palabras, lo haré en un lenguaje encriptado, reservado solo a fieles seguidores y amantes de los juegos : )

CumberbatchLe he pedido ayuda a Benedict Cumberbatch, que además de al matemático Alan Turing y al físico Stephen Hawking, ha interpretado también a un experto químico, a la par que detective legendario : ). En “La Aventura de los Bailarines“, uno de los relatos cortos de “El regreso de Sherlock Holmes”, Sherlock tiene que desencriptar un código secreto en el que las letras son sustituidas por monigotes de un bailarín…

Os dejo con el mensaje secreto. The game is on : )

Bailarines

Amarga experiencia y noble reflexión

TweetQue lo primero que encuentres en Twitter el día de Año Nuevo por la mañana sea el pensamiento que os he dejado para estrenar este post, tiene su tema, estaréis de acuerdo conmigo : )

Otro hubiera incluido entre los propósitos de nuevo año el dejar de escribir este blog. Pero me acordé del artículo del HBR “Learning by Thinking:How Reflection Aids Performance“, que demostraba científicamente algo que antes otros, como John Dewey, habían ya intuido: “No aprendemos de la experiencia; aprendemos si reflexionamos sobre ella“. O como también decía Confucio:

“Hay tres formas de acceder a la sabiduría:
primero, por reflexión, que es la forma más noble,
segundo, por imitación, que es la forma más fácil.
tercero, por experiencia, que es la forma más amarga”

Así que para ser más sabios puedes elegir el camino de la amarga experiencia, pero también el de la noble reflexión. Dice el estudio de Harvard que citaba antes que si dedicasemos 15 minutos al día a escribir y reflexionar sobre las cosas que la vida nos enseña cada día, ganarímos un 23% de eficacia en nuestro aprendizaje. Ya decía Ignacio de Loyola que el examen de conciencia era la mejor forma de cuidar el alma, aunque nunca se lo publicaron en HBR : )

Por eso los jóvenes que impulsan la Campaign for Science and Engineering en UK, han dedicaron un ratillo a reflexionar sobre la estrategia de ciencia y tecnología que acaba de publicar el gobierno de Su Graciosa Majestad (Our plan for Growth: Science and Innovation”), y han llegado a estas nobles reflexiones:

“La estrategia plantea adecuadamente cinco retos: Excelencia, Colaboración, Agilidad, Competencia Global y Apertura. Nos gustaría proponer tres más: Estabilidad, Ambición y Resiliencia.

  • Estabilidad – Para que las instituciones dedicadas al I+D puedan plantear estrategias a medio y largo plazo apoyadas en esquemas de financiación que no den bandazos cada año, o cada legislatura.
  • Ambición – Para que el Reino Unido alcance en 10 años los niveles de inversión en I+D sobre PIB que tienen en este momento Alemania o USA.
  • Resiliencia – Que se traduce en un principio sencillo ‘apoyar a los investigadores excelentes, en aquellos ámbitos en los que existan’. No hay que preocuparse tanto de si esos ámbitos están alineados con las prioridades de corto plazo.

Y terminan su post diciendo que van a seguir insistiendo hasta que consigan que les hagan caso en 10 puntos que para ellos son innegociables (el primero, es el de la ambición…).

Son reflexiones que comparto mucho con ellos, aquí cocemos parecidas habas. El País publicaba esta semana las conclusiones del debate “El apoyo a la investigación en España”, y van por el mismo camino, los dedos acaban en las mismas llagas. Al final, la gran excusa: la sociedad no ha interiorizado que este es un tema absolutamente estratégico (lo del twit de las campanas…)

No se puede negar esa amarga experiencia, la sociedad se cabrea y moviliza por muchas cosas, pero no porque la apuesta por el conocimiento o la educación sea tibia y poco ambiciosa.

Claro que nos queda la noble reflexión de qué podemos hacer, y yo llego una y otra vez a la misma conclusión: no hay otra que seguir insistiendo, trabajar sin descanso en crear una red de personas movilizadas que trabajen cada día por llevar este mensaje a la sociedad, hasta que acabe por calarla hasta los huesos: Sin conocimiento, no hay futuro.

También con los gobiernos habrá que insistir, a ver si se animan a adelantarse a la sociedad, para hacer apuestas de futuro (no tendríamos Guggenheim si algunos no hubiesen decidido apostar, a pesar del inexistente apoyo social). En esto tendré que seguir los consejos del de Loyola : )

“Hay que procurar conservar la amistad y benevolencia de los que gobiernan
y ganar a las personas de autoridad con humildad, modestia y buenos oficios.”

 Ya tengo propositos para el nuevo año : )

La Vida Nueva

«El destino es algo que se debe mirar volviéndose hacia atrás,
no algo que deba saberse de antemano”
Haruki Murakami, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo

A las cosas que nos ocurren y escapan a nuestro control, les damos diferentes nombres: Destino, Fortuna, Providencia… A varios sesudos científicos les ha preocupado entender si estos acontecimientos son fruto del azar o existe alguna causa o conexión con nuestra alma, que se nos escapa. Por ejemplo Jung, el padre del psicoanálisis, y Pauli, el de la mecánica cuántica, dieron muchas vueltas en su correspondencia epistolar a estas conexiones (Sincronicidad, les llamaban).

Más vueltas han dado a estos caprichos del Destino en los libros, las canciones y las películas. Desde Dante en La Vida Nueva que nos cuenta cómo sus encuentros con Beatrice habían estado marcados por el número 9, hasta la obsesión del protagonista de “El número 23″ (Schumacher, 2007), hay infinidad de historias que nos hablan de estas conexiones improbables que se dan en nuestra vida. Claro que otros científicos te explican que los números que se repiten en nuestra vida son consecuencia del “sesgo de selección“: los encontramos, simplemente, porque los buscamos.

Es un tema divertido que daría para unos cuantos posts, aunque como nos explica Hamlet en el monólogo del “Ser o no ser”, la cuestión no es si hay un guión escrito que marca nuestra vida, la pregunta relevante es qué decidimos hacer con ese guión que vamos descubriendo a medida que nos sucede. Dante, por ejemplo, acaba su relato en La Vida Nueva con la decisión de escribir La Divina Comedia (luego le costó 14 años terminarla, nada menos).

Así que de vez en cuando conviene pararse un ratillo, tratar de entender la obra que nos ha tocado representar, y decidir qué hacemos con todo ello.

Por ejemplo, en el guión de este último año se han acabado para mí algunas escenas (IK4 e IDE), otras han empezado (Unesco Etxea, Alboan, Gipuzkoa Berritzen, MET…), y otras han continuado (Deusto, este blog, mis visitas a la radio, la misma conferencia que repito cada vez que me invitan…). En todas ellas, he tratado de representar con honestidad el papel que me ha correspondido, he tratado de ser leal y amable con el resto de protagonistas (he descubierto que cada vez son más jóvenes, será eso o que cada año yo soy un poco más viejo…)

He aprendido que no hay que dar mucha importancia a los papeles que en cada momento te toca representar, van y vienen. Lo explica muy bien Dante en la Comedia:

El mundano rumor no es más que un vaho
de viento, que ora viene, ora va,
y muda de nombre porque muda de lado.

Si no, te puede pasar como a Alicia, que a mitad de la película, cuando Absolem le pregunta quién es, le contesta hecha un lío “Ya no lo sé, señor, he cambiado tantas veces que ya no lo sé…“.  A veces a mí me pasa también un poco, tengo que confesarte.

Así que aprovecho estos días de fin de año para recordar quién soy, cuál es mi viaje, y lo más importante de todo, qué compañía elijo de entre las personas que el Destino me ha presentado. Trazo mis cartas de navegación para el próximo año, que aunque el viento y las tormentas ya se encargarán de dibujar una derrota siempre diferente al rumbo que hemos marcado, no por eso vamos a soltar el timón ¿verdad?

Para que pienses en todo ello, te dejo dos regalos navideños. El primero, a Benedict Cumberbatch recitando “All the world’s a stage” de Shakespeare, para que no olvides cómo acaba esta obra, y que merece la pena aprovechar el tiempo.

El segundo, ahora que ya estás decidido a salir, deberías leer “No te detengas“, de Walt Whitman. Vamos, la escena nos espera y todos estamos esperando la estrofa que tú puedes aportar : )

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.

Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.

No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.

Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.

Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.

No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas…

La escalera de Jacob

100px-HimnastigiÚltimamente los posts me huelen un poco a azufre, con tanto infierno. Así que le he pedido ayuda a Jacob (ya sabéis, el que le cambió a su hermano la primogenitura por las lentejas), para que me ayude a construir la escalera con la que él soñó, por la que los ángeles suben y bajan del cielo.

Jacob ha cumplido, y me ha mandado esta semana un kit para montar los tres primeros peldaños. Me ha explicado que el resto de escalones bajarán del cielo si yo consigo levantar estos primeros. Al parecer en los temas celestiales la esperanza es una virtud indispensable.

  • El primer escalón es el PCTI 2020, que se ha aprobado esta semana. Me ha pasado un poco como con la escalera, que yo pensaba que iba a llegar hasta el cielo, y al final se me ha quedado un poco más abajo (lo mío con la apuesta por el conocimiento, ya sabéis). Pero, bien pensado, mejor apreciar el escalón que tanto ha costado construir, y que tiene la virtud de ser realista y pragmático. Tener un plan interinstititucional, plurianual y que centre las apuestas, es mucho mejor que no tenerlo, sin ninguna duda. Y nunca se sabe, si lo subimos con esperanza, igual encontramos los recursos para construir nuevos peldaños por el camino…
  • El segundo escalón que me ha mandado Jacob ha sido el “Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana para Euskadi”, que se presentó el viernes. Me ha animado a seguir escribiendo este blog, que siempre ha ido de eso, de transmitir a la sociedad la importancia de implicarse en la apuesta que este País necesita hacer por la industria, el conocimiento y las personas. Me parece importante que los ciudadanos participemos, nos impliquemos, expresemos nuestras opiniones, y que nuestras instituciones sepan, como dice el Libro Blanco, escuchar, “Aprender, desde la humildad y la autocrítica”. En esto también habrá que tener esperanza ; )
  • El tercer escalón que me ha mandado Jacob tenía truco. No es un Plan, ni un Libro Blanco. El tercer escalón es un poco más laborioso, me ha explicado, y se construye trabajando cada día, todos los días. Aprendiendo a cuidar cada día mejor a las personas que nos vamos encontrando en este viaje, escuchándolas, ayudándolas a construir su escalera, y dejándonos ayudar a construir la nuestra. Trabajando por una economía más al servicio de las personas. Os contaré la próxima semana cómo será mi peldaño en 2015, como siempre el solsticio llega con novedades : )

.

Estaba en eso, trabajando en el tercer escalón, y la verdad es que me quedaba la duda de si Jacob me había timado, y esto de su escalera era un cuento chino. Entonces el martes, mientras volvía de Donosti por la A8 de noche y lloviendo bastante, una piedra enorme atravesó el parabrisas de mi coche y me golpeó con fuerza en la cara. Así quedó el cristal, esta era la piedra…

accidente A8Menos mal que andaba construyendo los tres primeros escalones, y del cielo pudo entonces bajar el angel que sujetó el volante y llevó el coche hasta el arcén de la autopista. No volveré a dudar de Jacob, hay que vivir con esperanza : )

Un nuevo modelo para la economía

Uno no sabe si quedarse con la noticia de que la crisis es cosa del pasado, o con los últimos datos del PMI, que evocan peligrosamente la trazada de los brotes verdes de 2011.

PMI Spain December 14Lo cierto es que el modelo económico imperante (podemos llamarlo capitalismo global) y la cultura asociada que tiene en el consumo un pilar fundamental, afronta en todos los países desarrollados varios retos para los que no está encontrando una solución convincente.

Por citarte algunos que pueden sonarte:
. el lento crecimiento en las próximas décadas, que genera desempleo estructural
. el incremento de la desigualdad, que genera el declive de las clases medias
. los lobbies que acumulan más poder que los reguladores que deben controlarlos
. el envejecimiento de la población, que hace insostenibles pensiones y sistema de salud
. los límites en el uso de los recursos naturales

Como ha funcionado razonablemente bien durante bastante tiempo, tratamos de ponerle parches. Hace poco Henry Mintzberg citaba en su blog los nombres que vamos inventando para cada parche: Sustainable Capitalism, Caring Capitalism, Breakthrough Capitalism, Democratic Capitalism, Conscious Capitalism, Regenerative Capitalism, Inclusive Capitalism... Henry acababa el post con una cita del Papa Francisco “El dinero debe servir, no gobernar“, y venía a decir que el problema era el exceso de poder que estaba acumulando la economía, frente a la sociedad.

Ahora que ya sabemos dónde está el gato, y tenemos listo el cascabel, nos queda el pequeño problema de quién se lo pone (Henry Mintzberg tiene claro que no serán las escuelas de negocio, para las que tiene críticas furibundas, en muchos casos me parece que bastante acertadas).

Aunque si tú fueses Decano (o Decana) de una Escuela de Negocios ¿qué harías? ¿formar a las personas para el modelo económico imperante, con el que se encontrarán al salir por la puerta, o formarlas para un modelo económico alternativo, que todavía no sabemos si tendrá éxito?

Porque modelos alternativos hay varios: la economía circular, la economía colaborativa, la economía del bien común. las teorías del decrecimiento, los movimientos de transición… Todos ellos con intuiciones del futuro modelo que algún día encontrará la solución a los retos que te citaba al principio del post. Pero ninguno todavía preparado para tomar el relevo al capitalismo, necesitarán décadas para poder consolidarse y tomar el relevo.

Ya os conté una vez el fragmento con el que acaba el cuento de Italo Calvino “Ciudades Invisibles”, En el cuento, el gran viajero (Marco Polo) le cuenta su secreto al Gran Kan.

“El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo.

La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio.”

Hacer durar, dar espacio a las nuevas ideas, dejar que vayan creciendo para poder elegir las que le gustaban a Arizmendiarrieta “Las ideas buenas son las que se convierten en realidades

No estaría mal una Escuela de Negocios de la que saliesen alumnas y alumnos que han aprendido cómo funciona el infierno, pero que estén decididos a recorrer este segundo camino ¿verdad?

Despertar a la Sociedad

He leído con interés la entrevista a Shinzo Abe que publicaban ayer en The Economist. Ya sabéis que el Primer Ministro japonés ha adelantado las elecciones con el argumento central de que necesita un Gobierno más fuerte para acometer las profundas reformas que necesita su país.

Habla sin pelos en la lengua del grave problema demográfico que afronta Japón, y en coherencia de las profundas reformas que necesita su sistema de pensiones y su sistema de salud, en un contexto de deuda pública asfixiante. También, y aunque está en período electoral, habla de la reforma del mercado del trabajo que deben acometer, para incentivar una mayor participación de la mujer (ya sabéis que Japón tiene una envidiable tasa del 3,5% de desempleo, pero a costa de una participación de la mujer en el trabajo considerablemente más baja que otros países avanzados)

Shinzo aboga también con decisión por el papel estratégico de la diplomacia económica, como elemento clave para ayudar a sus empresas a internacionalizarse. Y habla de estas reformas con urgencia “We don’t have much time—that’s how I see it.”.

No es un discurso complaciente ¿verdad? Tampoco lo han sido las declaraciones de Angela Merkel esta semana, reconociendo que la economía en Europa no ofrece un futuro a los jóvenes. Y es que acababan de presentar el informe que ha elaborado Vodafone, con los datos de una encuesta a 6000 jóvenes de Alemania, Inglaterra, España, Italia y la República Checa.  (puedes ver el informe completo en este link, y los datos de detalle referidos a España en este link).

Duele más todavía ver la diferencia entre las perspectivas de los jóvenes en Alemania o UK, comparadas con las de España o Italia. Te resumo algunos titulares de los datos en España: el 72% cree que las oportunidades laborales son mejores en otros países y el 58% tienen previsto irse al extranjero para trabajar. ¿Y sabes dónde piensan que tendrán que ir? Pues sí, al norte de Europa.

Y es que allí están apostando por el futuro. Mira el texto de la foto que elige Angela Merkel para resumir la defensa de los presupuestos para 2015 en la web del Ministerio de Hacienda Our country must remain innovative.”. Y mira qué claro habla de la partida de I+D en el proyecto de Presupuestos para el año que viene…

Presupuesto R&D Alemania 2015Tenemos que despertar a la sociedad.

Tenemos que conseguir que aquí ocurra como en UK, que hace unos días el Ministro Greg Clark en una entrevista no quiso comprometerse a proteger los presupuestos de I+D, y en una semana tenía cartas en todos los periódicos apoyadas por importantes representantes de la ciencia, la tecnología y la industria, recordándole que el futuro del Reino Unido, y la prosperidad de su industria, dependían de esa apuesta, y que no podía flaquear… Tampoco tiene desperdicio la leña que le dan a Osborne desde la plataforma CaSE (Campaign for Science and Engineering) en relación con la defensa de sus presupuestos de esta semana, y con el retraso que han tenido en publicar la prometida Estrategia de Ciencia y Tecnología.

Tenemos que movilizarnos como en USA. El 27 de octubre el Advanced Manufacturing Partnership publicaba un informe “Accelerating U.S. Advanced Manufacturing”, con doce recomendaciones sobre las reformas necesarias: una política industrial ambiciosa, una red de centros tecnológicos con una potente financiación… Apoyando el informe, líderes de la industria, de las universidades, de las instituciones civiles…

Vamos, hay que despertar a la Sociedad, estamos a tiempo (aunque como dice Shinzo, se nos está acabando…). Te dejo con una cita de Francisco Javier, que esta semana ha sido su fiesta y me gusta recordarle.

Aunque nadie ha podido regresar y hacer un nuevo comienzo…
Cualquiera puede volver a comenzar ahora y hacer un nuevo final
Francisco Javier, s.j.

Ulises, en el octavo círculo del infierno

Considerad vuestra simiente:
hechos no fuisteis para vivir como brutos,
sino para perseguir virtud y conocimiento
La Divina Comedia, Canto XXVI, Infierno

Os hablaba en mi último post del noveno círculo del infierno de Dante. Algunas personas que trabajan día y noche por la Ciencia y la Tecnología en este pequeño gran País me dicen que he sido injusto y desproporcionado, y que antes de condenar públicamente a las penas del infierno a alguien, debería ser más prudente. Tienen razón.

A ellas les quiero pedir perdón. A veces los recursos literarios se nos van de las manos, y acaban haciendo heridas a personas a las que aprecio y respeto. Todas mis disculpas, no soy yo de mandar a nadie a los infiernos, salvo quizá a mí mismo. En esto último, debo decir que he tenido algún éxito, y esta semana me he quedado a vivir en el noveno círculo, el que habitan los traidores.

He tenido de vecino, en el octavo círculo (el de los embaucadores), a mi viejo amigo Ulises. Dante le condena en la Divina Comedia a ese círculo por la pasión desmedida de hacerse una última vez a la mar, en busca de nuevo conocimiento, arrastrando con él a una muerte cierta a sus fieles compañeros. Dejadme que le deje el teclado a Borges, él lo explica mucho mejor que yo:

Ulises deja a Penélope y llama a sus compañeros y les dice que aunque son gente vieja y cansada, han atravesado con él miles de peligros; les propone una empresa noble, la empresa de cruzar las Columnas de Hércules y de cruzar el mar, de conocer el hemisferio austral, que, como se creía entonces, era un hemisferio de agua; no se sabía que hubiera nadie allí. Les dice que son hombres, que no son bestias; que han nacido para el coraje, para el conocimiento; que han nacido para conocer y para comprender. Ellos lo siguen y “hacen alas de sus remos”…

A Ulises y a mí nos arrastra la pasión, y probablemente nuestro destino sea acabar en el infierno, lo tenemos bien merecido…

A mí me arrastra la pasión por nuestro sistema de Ciencia y Tecnología, me duele hasta las lágrimas, me consume por dentro. Es más fuerte que yo, y que mi prudencia, es más fuerte que el respeto y el cariño que debo a las instituciones y a las personas que en cada momento deben asumir la difícil y dura tarea de defenderlas. Entiendo que ellos deben mantenerse cuerdos, cuando otros nos volvemos locos.

Así que pido perdón, de corazón, porque una vez más debo hacerme a la mar, a la que pertenezco. Que nadie me siga, y que nadie se sienta agredido, no quiero arrastrar a nadie a este infierno que habito. El mismo Borges nos avisa de que no es fácil distinguir la noble pasión Ulises de la oscura obsesión del capitán Ahab…

Tenemos la empresa insensata del mutilado capitán Ahab, que quiere vengarse de la ballena blanca. Al fin la encuentra y la ballena lo hunde, y la gran novela concuerda exactamente con el fin del canto de Dante: el mar se cierra sobre ellos. (…) Salvo que Ahab no está movido por ímpetu noble sino por deseo de venganza. En cambio, Ulises obra como el más alto de los hombres. Ulises, además, invoca una razón justa, que está relacionada con la inteligencia, y es castigado.

Sin duda yo seré Ahab, enredado en mis obsesiones, o quizá el anciano pescador de “El Viejo y el Mar”. Ya os hablé de ello una vez ¿recordáis? Entonces era con el PCTI 2015, en Diciembre del 2011… Y antes todavía os hablé de la caza de las ballenas, de aventuras locas y aventureros cuerdos, en Diciembre de 2009. Sí, sin duda soy Ahab, y mi destino será hundirme amarrado a mi ballena, la Ciencia y la Tecnología de este pequeño gran País.

captain-ahab-whale-notes-007Pero dejadme hoy, antes de hundirme, que sueñe un momento que soy Ulises, y que me embarco una vez más, en una aventura loca (tanto da, hacer de Euskadi el referente europeo de innovación, o de Deusto Business School la mejor escuela de negocios del mundo…). Dejadme pensar que es posible, dejadme embarcar…

Allí está el puerto; el barco extiende sus velas;
allí llama el amplio y oscuro mar. Vosotros, mis marineros,
almas que habéis trabajado y sufrido y pensado junto a mí,
y que siempre tuvisteis una alegre bienvenida
tanto para los truenos como para el día despejado, recibiéndolos
con corazones libres e inteligencias libres, vosotros y yo hemos envejecido.

La ancianidad tiene todavía su honra y su trabajo.
La muerte lo acaba todo: pero algo antes del fin,
alguna labor excelente y notable, todavía puede realizarse,
no indigna de quienes compartieron el campo de batalla con los dioses.

Las estrellas comienzan a brillar sobre las rocas:
el largo día avanza hacia su fin; la lenta luna asciende; los hondos
lamentos son ya de muchas voces. Venid, amigos míos.
No es demasiado tarde para buscar un mundo nuevo.
Zarpemos, y sentados en perfecto orden hiramos
los resonantes survos, pues me propongo
navegar más allá del poniente y el lugar en que se bañan
todos los astros del occidente, hasta que muera.

Es posible que las corrientes nos hundan y destruyan;
es posible que demos con las Islas Venturosas,
y veamos al gran Aquiles, a quien conocimos.

A pesar de que mucho se ha perdido, queda mucho; y, a pesar
de que no tenemos ahora el vigor que antaño
movía la tierra y los cielos, lo que somos, somos:
un espíritu ecuánime de corazones heroicos,
debilitados por el tiempo y el destino, pero con una voluntad decidida
a combatir, buscar, encontrar y no ceder.