Prostitución, drogas e I+D

No deja de ser sintomático que, buscando la forma de incrementar el PIB (un truco para poder engordar un poco más la deuda de las Administraciones Públicas), el Gobierno se haya acordado al mismo tiempo de la prostitución, el tráfico de drogas, el contrabando y el I+D. El siguiente paso será incluir la Ciencia y la Tecnología en la lista de actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas. Y después incluir a los científicos en la lista de terroristas más buscados.

Y no es que me parezca incorrecto el cambio de criterio (básicamente, la I+D deja de considerarse un gasto, y pasa a tener la consideración de inversión). Yo desde hace tiempo utilizo esa expresión (“inversión en I+D”), aunque la estadísitica se llame (“gasto en I+D”). Lo que me da pena es que solo se acuerden del I+D para esto, y no para solicitar un incremento en el presupuesto de I+D para el próximo ejercicio.

Y como hacía tiempo que no os traía gráficos para argumentar la importancia de esta apuesta, hoy os traigo uno nuevo, cortesía de NESTA (la agencia de innovación en UK). El lunes, invitados por Agirre Lehendakaria Center, anduvieron por aquí y nos dejaron estas dos gráficas que hablan por si solas, en el contexto de un informe que deberías descargar y leer: “When small is beautiful:Lessons from highly innovative smaller countries

En horizontales, tamaño de los países. En verticales, inversión en I+D. Conclusión: el tamaño no importa, grandes y pequeños países han sabido apostar por la innovación.

Small is Beautiful NESTAPero si nos centramos en los países pequeños, y analizamos dos grupos, los que han apostado por el I+D (arriba), y los que no lo han hecho (abajo), y vemos qué crecimiento medio han tenido sus economías entre 2007 y 2012, nos quedan estos dos bonitos números…

Small is Beautiful NESTA - small¿Merece la pena apostar, verdad? Ya sabes que en Euskadi, que somos un pequeño gran país, estamos justo en la línea que separa esos dos grupos. Me pregunto si para seguir escalando esa tabla, tendremos que sacar los fondos de negocios turbios, como parece sugerirnos veladamente la nueva metodología de cálculo del PIB (Montoro luego lo lamentaría profundamente, como con las tarjetas opacas de Caja Madrid)

O alternativamente, podemos optar por ser un país serio, y apostar por las cosas que merecen la pena.

 

Que fabriquen ellos!

Europa sigue sin encontrar el camino. Los últimos datos del PMI de esta semana, a pesar de la rebaja de tipos de Draghi, nos alejan un poco más del esperado crecimiento, que no acaba de asentarse.

PMI flash septemberLos motivos los explica alto y claro en su magnífico post del viernes  el Presidente de Confebask “En riesgo de recesión industrial” (tienes que leerlo, quedan pocas voces tan valientes y sensatas):

El problema radica, sobre todo, en la falta de inversión productiva,  incentivos y reformas ligados al crecimiento, la competitividad y el empleo.  Ya sea a nivel europeo, estatal o autonómico la economía productiva, la economía real, la industria deben recibir el estímulo necesario para poder reflotar el maltrecho barco en el que navegan. De otro modo no habrá verdadera reactivación.

En riesgo de recesion industrialEl problema ya no es de diagnóstico, ni de receta. El problema es de liderazgo para llevar a la práctica lo que todos sabemos que hay que hacer…

¿Has leído el “Plan de Reindustrialización” que presentó el Ministro Soria la semana pasada? ¿Y el Pleno de Política General en Euskadi de este jueves?. Ninguno de los dos me ha tranquilizado lo más mínimo. Seguimos sin apostar con decisión, con recursos, con foco, por la industria y por el conocimiento, y sin ellos, no hay futuro.

No soy de los que celebrará estos días los 150 años del nacimiento de Unamuno, que no le perdono el “Que inventen ellos!” . Sería una lástima que, dentro de 150 años, recuerden nuestra generación como la que, por falta de liderazgo, perdió nuestra base industrial. Seguro que, con el problema de empleo que tenemos, tú nunca dirías “Que fabriquen ellos!”. El problema es que, como dice el Presidente de Confebask en su post:

Hay que estar de verdad dispuestos a hacer todo lo necesario para no seguir perdiendo impulso, dejando a un lado las políticas económicas, fiscales, industriales o financieras acomodaticias, ortodoxas o directamente equivocadas que están impidiendo un reactivación de mayor entidad en la economía y el empleo.

El problema es de liderazgo, de asumir el riesgo de esa apuesta por la industria y por el conocimiento. Te dejo con la frase que cierra el post de Miguel Angel Lujua, debería hacernos reflexionar, y actuar.:

La  recuperación ciertamente está en marcha, pero no es menos verdad que ninguna flor de invernadero sobrevive en medio del desierto.

Vamos, que el otoño nos pille trabajando para convertir este país en un oasis.

El truco es hacer algo diferente

“Felices los que saben reírse de sí mismos,
porque nunca terminarán de divertirse”
Tomás Moro, El gusto de vivir

Me decía hace poco un amigo que en ocasiones se me notaba una cierta frustación cuando escribo aquí. Como si a veces perdiese la esperanza y me dominase un escepticismo amargo. Y me aconsejaba no abandonarme a esos pensamientos oscuros, y mantener la sonrisa, pase lo que pase.

Me pasaba un poco esta semana, que veía como el lunes se aprobaban en el Congreso de Estados Unidos los 300 Millones de dólares para el “Revitalizing American Manufacturing Innovation Act”. Con ellos van a crear cuatro Centros Tecnológicos más, que se sumarán a los que ya han creado el año pasado:
– “America Makes” (additive manufacturing, 3D-printing…) en Youngstown, Ohio
– “Next Generation Power Electronics National Manufacturing Innovation Institute” en Raleigh, North Carolina;
– “Digital Manufacturing & Design Innovation Institute (DMDII) en la Universidad de Illinois
– “Lightweight & Modern Metals Manufacturing Innovation (LM3I) Institute” en Detroit, Michigan

Son fondos adicionales, que se suman a los que ya cada año invierten en Ciencia y Tecnología (un 2,8% de su PIB según las últimas estadísticas disponibles). Igual que en el caso de UK, han detectado que tenían una debilidad en el eslabón de los Centros Tecnológicos, y se han lanzado con decisión a completar la cadena de transferencia tecnológica, porque están convencidos que el futuro de su industria pasa por esta inversión.

Y no es que no me consuelen los datos del Informe de la Ciencia 2014 que ha publicado esta semana Ikerbasque, en el que se puede ver el avance que hemos tenido en Euskadi a pesar de la crisis en los últimos 10 años.

Informe Ciencia 2014 Es que creo que es preciso hacer más, mucho más. Poner más foco en este esfuerzo, mejorar su gobernanza, multiplicar las conexiones entre universidad y empresa (como acertadamente pedía el Rector de Mondragón en su intervención en la apertura del curso académico).

Y apostar con más decisión en los presupuestos, que cuando salgan en noviembre las estadísticas de I+D en Euskadi para 2013, EUSTAT ya ha avisado que nos vamos a llevar el mal rato de encontrarnos con el primer retroceso en muchos años… Lo comentaba con acierto ests últimos días Roberto Velasco en varios artículos que han llegado a la prensa con ocasión de su libro “Salvad la industria española

Pero me parece muy acertado el consejo que me dieron. Además, preparando ayer una charla que tenía que dar, me volví a encontrar con “El Gusto de Vivir” de Tomás Moro, que empieza con la cita que abre el post, y decidí que este curso tenía que esforzarme en mantener la sonrisa (y para eso, nada mejor que no tomarse a uno demasiado en serio…)

Si no consigo mi objetivo, la solución no es amargarme. Más bien debería seguir los consejos de otro renacentista, mi querido Leonardo da Vinci.

La vida es bastante simple: haces algunas cosas. La mayoría falla.
Otras funcionan. Haces más de esos trabajos. Si funciona mejor, otros lo copian rápidamente. Entonces haces algo diferente.
El truco es hacer algo diferente.

Este curso, haré algo diferente : )

Cortina de Humo

Igual habréis visto la película “Cortina de Humo” (Levinson, 1997), o conocéis su argumento. Pocos días antes de unas elecciones, y para eludir un escándalo que amenaza al Presidente de Estados Unidos, sus asesores deciden levantar una cortina de humo, e inventan una guerra con un país prácticamente desconocido y no muy importante para la mayoría del pueblo estadounidense (eligieron Albania, aunque cualquier país europeo hubiese cumplido con las condiciones de contorno).

110927015659-wag-the-dog-1997-horizontal-galleryClaro, en Europa nuestros líderes lo tienen más complicado, porque es sabido que los europeos tenemos más cultura geográfica que los norteamericanos (para eso no hace falta mucho, ya habréis visto el vídeo en el que Letterman le pide a Justin Bieber que le nombre los cinco continentes…).Pero no pasa nada, a falta de países desconocidos, en Europa nos hemos inventado interminables y encendidos debates sobre cuál debería ser a futuro la lista de países europeos. Entretenidos en estas cuestiones, ningún europeo se pregunta para qué diablos han servido las políticas de austeridad, o qué líderes nos pueden sacar del estancamiento de nuestra economía.

Por ponerte un ejemplo, mientras estos días todos andamos pendientes de Escocia y Catalunya, este miércoles Juncker ha presentado su equipo de Comisarios (por cierto 18 Comisarios, 8 Comisarias…). Entre tanto humo, no te habrás enterado quién va a ser el Comisario de Ciencia, Tecnología e Innovación, y su impresionante curriculum en la banca de inversión y en las inversiones inmobiliarias hasta la crisis de 2008. Después ha liderado las reformas del gobierno portugués (perdón, de la troika, quiero decir) desde 2011. Otro caso notable de reciclaje de la banca de inversión tras el crack de Lehman Brothers.

Como dato, el PIB de Portugal no ha salido de los números rojos desde entonces (2011 = -1,30%, 2012 = -3,20%, 2013 = -1,40%, ya veremos 2014…). Como dato más relevante, la inversión en I+D en Portugal ha estado en números todavía más rojos, y por eso el indicador del Gasto total en I+D / PIB ha caído año a año ( 2009 = 1,64%  2010 = 1,59%  2011 = 1,52%  2012 = 1,50%). Es tranquilizador que el Comisario de Ciencia, Tecnología e Innovación aporte este background de recortes ¿verdad?

He visto en Twitter alguien que comentaba que este joven es inteligente y bien preparado. Estoy seguro. Una pena que no aporte también una trayectoria de coherencia, compromiso y creación de valor en el sistema de ciencia, tecnología e innovación, que le haga tener un poco de criterio y credibilidad. Claro que tampoco lo necesita: está detrás de una cortina.

 

Bonus Track

Al hilo de estos animados debates, el Presidente de la UK Royal Society, Paul Nurse, ya les ha avisado a los científicos escoceses que con la independencia, se acabarían los fondos de I+D que reciben de UK (el que avisa no es traidor). El Ministro de Universities, Science and Cities, no ha querido entrar en detalles y simplemente ha dicho que sería una “tragedia” (menos mal que no ha dicho un “holocausto canibal”). Todo ello muy científico, debo reconocer.

Me ha gustado la respuesta que ha dado la científica escocesa Anne Glover, que ahora es la Chief Scientific Advisor del Presidente de la UE. En esencia ha dicho que la ciencia de Escocia dependerá sobre todo de la calidad de sus científicos, y no tanto de si está o no en la lista de países europeos.

Y sobre la financiación en el caso de que Escocia sea independiente, ha comentado que dependería de la prioridad que le asigne esta cuestión el nuevo gobierno de Escocia, y que siendo Escocia líder mundial en productividad científica en relación con su PIB, le parecería inteligente seguir invirtiendo para mantener ese liderazgo.Alto y claro, ¿verdad?

Y para terminar de hablar claro ha dicho: y si el gobierno escocés no lo hiciera, con la independencia los escoceses le podrían explicar a su gobierno en la siguientes elecciones que eso es un gran error.

Anne Glover fue antes la Chief Scientific Adviser for Scottland, y recorrió cada rincón de Escocia para explicar a la sociedad la importancia de esta apuesta, así que sabe de lo que habla. Lleva tiempo con el ventilador, apartando el humo. Ya vino a visitarnos a Euskadi, no vendría mal que volviera otra vez.

Un acto de imaginación

Mi incansable y buen amigo Luis ha tenido el detalle de regalarme este verano dos libros de Edoardo Nesi “La historia de mi gente” y “Una vida sin ayer“. El primero me ha gustado mucho, el segundo se ha quedado a vivir conmigo. Hay libros que son generosos como los Mares del Sur, siempre puedes bucear en ellos de nuevo para encontrar perlas de un valor incalculable.

edoardo nesiNesi nos deja reflexiones muy directas sobre la situación económica y social en Europa, con un especial acento en Italia y el resto de los países del sur y en su propia ciudad, Prato, en la Toscana. Una ciudad cuya antes pujante industria textil se ha visto arrasada por la nueva competencia global. Nesi sabe de lo que habla, porque pertenece a una de las familias que eran propietarias de una de estas industrias.

Su mirada es un tanto oscura y pesimista cuando mira el pasado reciente y el presente, y solo se ilumina para mirar un futuro en el que espera que los jóvenes, empujados por la necesidad, sean capaces de reaccionar y cambiar las reglas de este juego que les condena a un futuro en el que las personas cada vez importamos menos:

Esa historia de los PIGS a mí también me sentó fatal, y asimismo me ofendió. Más que uno de esos cínicos e ingeniosos juegos de palabras anglosajones, parecía una sentencia ya escrita, compartida de antemano, con que se condenaba a la Europa del sur a convertirse en la periferia extrema del imperio, una región de pasado ilustre y presente residual, olvidada y empobrecida, incapaz de velar por sus propios intereses y mucho menos defenderlos, poco más que una gran colonia turística, un “buen retiro”.

Austeridad fiscal que Europa se obstina en imponer a un país arrodillado, cuya economía real ya fue dada como pasto hace años al kraken (pulpo gigantesco) de la globalización. Imposible explicar con cifras el abatimiento del presente, el estancamiento de las iniciativas, el desconcierto por el futuro la languidez envenenada y ponzoñosa del recuerdo de un pasado perdido, la depresión silenciosa que parece haberse adueñado del país.

Ni en Italia ni en toda Europa del sur necesitamos empresas más grandes, sino empresas nuevas.

Necesitamos nuevas ideas, nuevas empresas que hagan uso de la globalización en vez de sufrirla, que recuerden la cruda lección del declive de las manufacturas y sean capaces de superarla y sublimarla. Empresas que produzcan sola y exclusivamente, conforme a un programa, productos imposibles de fabricar a un precio ridículamente más bajo en China, la India o Vietnam. Empresas muy diversas entre sí. Empresas artesanales pero radicalmente nuevas, que sepan unir el artesanado de las manos al artesanado del pensamiento para crear algo nuevo por entero; un artesanado de las ideas materializadas que sitúe en su centro a la Red y su monstruoso poder y velocidad.

Sueño con que la ciencia y la tecnología vuelvan a ser el carburante de un desarrollo libre, necesario y tumultuoso de la economía, pero guiado por una visión, por una idea elevada y valiente de la política, porque ya hemos visto dónde acabamos cuando dejamos actuar libremente al mercado. Una política en manos de persona capaces que logre recuperar el control de la economía mundial, eso querría yo. Una política libre, que conozca su poder y sus límites. Una política valiente, que sepa convencer y, si es necesario, obligar al mercado, sí, habéis leído bien, obligar, con leyes a adentrarse por el camino, más justo, útil y saludable para la colectividad.

Se podría decir que Edoardo me ha escrito el post esta semana ¿verdad? Fijaos hasta qué punto, que incluye en uno de sus capítulos una referencia cinéfila preciosa al alegato final que hace Paul Newman en la película “Veredicto Final” (Lumet, 1982). Una película sobre el renacimiento personal y colectivo, sobre la importancia de mantener la fe en la fuerza que tiene una persona que ha decidido hacer las cosas bien, cueste lo que cueste.

“Bueno… Hemos pasado aquí mucho tiempo, así que, por favor Señor, dinos lo que es lo correcto, dinos lo que es verdad. Que no hay Justicia. Los ricos ganan, los pobres están indefensos… Nos cansamos de oir mentir a la gente, y tras un cierto tiempo morimos. Pensamos en nosotros mismos como víctimas. Y en eso nos convertimos. Nos hacemos débiles…dudamos de nosotros, de nuestras creencias, de nuestras instituciones, y dudamos de la ley.

Pero hoy ustedes son la ley. Ustedes son la ley. No unos libros, ni los abogados, ni la estatua de mármol que adorna el tribunal… Esos son solo símbolos de nuestro deseo de ser justos. Pero sí son, en efecto, una plegaria, una ferviente y temblorosa plegaria. En mi religión se dice: “Actúa como si tuvieras fe, y la fe te será dada”. Sí… si vamos a tener fe en la Justicia, tan solo necesitamos creer en nosotros mismos y actuar con Justicia. Y yo creo que hay Justicia en nuestros corazones.”

Sí, para que Europa renazca, creo mucho más en la fuerza que habita en nuestros corazones que en las medidas de política monetaria que acaba de aprobar Draghi. Uno de los capítulos de su libro acaba con una preciosa anécdota con Richard Ford, cuando Nesi le preguntó qué pensaba de la férrea presión que las leyes del mercado estaban ejerciendo sobre los pequeños industriales de su entorno, y el autor americano le contesta: “Mira, Edoardo, estoy seguro de que al final, de algún modo, la economía sucumbirá a un acto de la imaginación.

Ya sabes el camino: imaginar un futuro diferente, trabajar con fe en que podremos construir un mundo en el que la economía esté al servicio de las personas. Vamos, que se nos va a hacer de noche y no podemos dejar todo el trabajo a los jóvenes.

De finanzas, casinos y periodistas

De vez en cuando escribo aquí sobre la importancia de un sistema financiero orientado a la creación de valor en la economía real a largo plazo, y no a la especulación basada en sacar partido de las imperfecciones del sistema financiero y legal, para obtener altos retornos a corto plazo y sin riesgo.

Ya recordaréis por ejemplo el post que le dediqué hace dos años por estas fechas a “The Kay Review of UK Equity Markets and Long-Term Decision Making”, que señalaba como uno de los problemas estructurales para la vuelta de la industria a UK una cultura dominante de obtención de altos retornos a corto plazo que se había instalado en el sistema financiero y se había propagado a las grandes corporaciones. En esas condiciones no florece la industria…

Este 2 de agosto publiqué otro post “No hemos aprendido nada“, con el mismo mensaje. La complejidad de los sistemas financieros internacionales que ha traído la globalización, junto con la debilidad en los mecanismos de gobernanza y control, genera huecos en los que los especuladores hacen su agosto. Todo ello de forma legal (que no siempre equivale a “de forma justa”, por desgracia).

Un periodista decidió, sin tomarse la molestia de charlar conmigo, convertir mi post en una noticia que mandó a la agencia EFE, y que después varios medios publicaron con diversos titulares. Ninguno de ellos decidió que merecía la pena contactar conmigo (al menos hasta la fecha en la que publico este post). Por supuesto, ninguna de las ediciones digitales se tomó la molestia de incluir un link a mi post, por si alguien quería leer el original.

y así… Con errores de bulto en su contenido, como que el post se había publicado “en el blog de la Universidad”, y con extractos entrecomillados del post que se dejaban el mensaje fundamental (que las inversiones que necesitamos, son en conocimiento y en cultura).

Tenía otra idea de en qué consistía el periodismo, aunque quizá deba revisarla… No me arrepiento de lo que escribí en el post, aunque creo que el contexto correcto para interpretarlo es precisamente este blog. Ni me gusta el sensacionalismo, ni tampoco meter a sectores enteros en el mismo saco: las finanzas internacionales son necesarias para el funcionamiento de la economía, y en gran medida funcionan de acuerdo a una lógica de mercado que ha demostrado su capacidad para crear valor. Igual que creo firmememente en que debemos mejorar su gobernanza, y elevar el listón ético, en este sector y en otros muchos.

En fin, lección aprendida… Me ha consolado leer esta semana el post de Mariana Mazzucatto en su blog “The Eurozone needs less voodoo economics: more vision and more strategy“. Básicamente critica las políticas de austeridad, e insiste en la necesidad de invertir en conocimiento y tecnología, especialmente en los países del Sur de Europa, que andamos claramente flojos en estos temas. Se refiere en su post a una publicación reciente suya conjunta con Carlota Perez de la London School of Economics “Innovation as Growth Policy: The challenge for Europe“, que te recomiendo leer, y en la que se incluyen mensajes como este “Without technological opportunities, easy money leads to casino finance”…

casino financeOs rogaría, por favor, que no hiciésemos de este post titulares del estilo “Economistas europeos se citan en el casino para una sesión de vudú tecnológico y financiero”, “Decano se monta un trío en el casino con dos prestigiosas economistas” o cosas del estilo. Si os interesa este tema, os recomendaría que leais el texto entero, que me parece brillante, y que aporta datos y rigor en defensa de una apuesta firme por las infraestructuras de conocimiento que permitan renacer a la industria en Europa.

Necesitamos mucho de instituciones públicas y financieras que apuesten por este modelo, por la creación de valor en la economía real…Y también de periodistas que hagan bien su trabajo, y trasladen a la sociedad este mensaje de forma consistente.

Por cierto, el texto formará parte también de un conjunto de artículos que publicará en breve Oxford University Press, coordinado por Fagerberg, Laestadius and Martin (eds.), “The Triple Challenge: Europe in a New Age”, que seguro que también te interesa leer. Ya te avisaré cuando esté disponible.

Volver a empezar (pero no como Dorian Gray)

He estado viendo estos días más largos de agosto la serie “Penny Dreadful” (thanks, sis), que se emitió esta primavera en Estados Unidos y supongo que no tardará mucho en llegar por aquí. La serie mezcla ingredientes y personajes de varias novelas góticas, Drácula (Bram Stoker, 1897), Frankenstein (Mary Shelley, 1818), “El Retrato de Dorian Gray” (Oscar Wilde, 1890)… para contar una historia del bien contra el mal, y también de los monstruos que todos llevamos por dentro. Muy divertida, aunque no para todos los gustos.

No os cuento más del argumento, ya la veréis si os gustan las historias fantásticas con personajes un tanto atormentados. Os lo contaba para quedarme un momento con Dorian Gray. Ya conocéis la historia de este joven cuyo cuerpo no envejecía ni sufría las consecuencias de sus excesos: todos sus males iban a parar a un retrato, mientras él mantenía su aspecto y su juventud intactos.

En un momento de la serie, Dorian le pide a la protagonista que le lea el futuro en las cartas del Tarot, pero ella le explica que no puede hacerlo, por el sencillo motivo de que hay personas, como él, que no tienen futuro. La conversación me llamó la atención, porque lo evidente sería pensar lo contrario, que Dorian Gray lo que no tiene es pasado, ya que queda depositado en su retrato, pero no en su persona.

9812626Pero luego, pensando en ello, lo cierto es que me parece que la intuición de la vidente es muy cierta. Porque nuestro futuro no se construye sobre el aire, sino sobre quiénes somos. No sobre lo que tenemos, que las medallas se guardan en cajas y los cargos van y vienen; las cicatrices, sin embargo, las llevamos siempre puestas. Como decía otro de Ataún en la cita que abre el postPorque fuimos, somos. Porque somos, seremos” (los Dorronsoro compartimos raíces ataundarras con los Barandiaran).

Te cuento toda esta historia porque toca volver a empezar otro ciclo de las estaciones: otoño, invierno, primavera, y verano (siempre he contado los años por cursos, incluso cuando no estaba en la universidad). Pero no me siento nuevo en esta ocasión, y lo cierto es que tampoco espero novedades que me sorprendan. Toca volver a empezar, pero no será volver a empezar de nuevo, como Dorian Gray. Este año, tengo más bien la sensación de empezar de viejo, con la ilusión tamizada por la experiencia.

He repasado las cicatrices y también heridas recientes, tardarán en cerrar. Y después de pensar un rato en ello, he llegado a la conclusión de que todas han merecido la pena y que quizá empezar de viejo sea mucho mejor y más sabio que empezar de nuevo. Por eso, en vez de con el “Begin de Beguine” de Cole Porter, te voy a dejar con esta canción de Ismael Serrano “Ahora”, que después de repasar sus heridas acaba con esas líneas tan bonitas.

Ahora es el momento de volver a empezar, que empiece el carnaval,
la orgía en el Palacio de Invierno, de banderas y besos.
Se cayeron mis alas y yo no me rendí,
así que ven aquí,
brindemos que hoy es siempre todavía,
que nunca me gustaron las despedidas.

Vamos, que toca volver a empezar. Y si no es de nuevo no te preocupes: nadie somos Dorian Gray, por fortuna: nuestro futuro nos espera escondido en nuestras cicatrices.

.

Bonus Track 1.

A los países les pasa como a las personas, y necesitan también volver a empezar.

Este mes de agosto The Policy Network ha publicado un libro precioso, que te recomiendo leer “Owning the Future. How Britain can Make it in a Fast Changing World”. No te lo pierdas, la descarga es gratuita y recoge artículos de personas tan interesantes como Mariana Mazzucato que hablan de apuestas de largo plazo, de la importancia de la educación (también de la educación profesional), de las nuevas infraestructuras del conocimiento que son la llave del futuro, de la importancia crucial de una política industrial…

Si algunos de por aquí supiesen inglés, les mandaba rápido una copia.
de “Penny Dreadful”, quería decir, que parece que algunos, como Dorian Gray, esperan que el futuro nos lo construyan leyendo las cartas del Tarot… : )