Elegir lo que importa

«The trick, William Potter, is not minding it hurts»

Llevaba tiempo queriendo hilar un post a cuenta de Lawrence de Arabia (David Lean, 1962) y el liderazgo invisible, así que os imagináis mi sorpresa cuando me acerqué en agosto a ver Prometheus (Ridley Scott, 2012), y me encontré que el director había decidido hacer un homenaje a esta antigua película británica que se llevó 7 Oscars (por cierto, Peter O´Toole se quedó sin él, se lo quitó el grandioso Gregory Peck por “Matar a un ruiseñor”, ya os hablé un día de Atticus Finch…)

No os voy a contar Prometheus, pero sí la cita de Lawrence de Arabia que aparece: Lawrence apaga las cerillas con los dedos, y cuando Potter lo intenta, se quema las yemas. Entonces le pregunta cuál es el truco para apagarlas sin hacerse daño, y Lawrence le contesta, sonriendo: “El truco, William Potter, es que no te importe que te duela”.

La capacidad de elegir lo que nos importa, es lo que nos distingue del resto de los seres vivos (y en unos años, nos distinguirá también de los robots). Aunque el libre albedrío se suele asociar a nuestros actos, lo cierto es que actúa antes y más profundo, cuando elegimos las cosas y las personas que nos importan: nuestros actos simplemente son un reflejo de esas elecciones.

Ha llegado el momento de que elijamos cuidadosamente lo que nos importa. Porque doler, nos va a doler. A nosotros, a nuestras familias, al conjunto de la sociedad.

No hay recursos para sostener el modelo de educación, salud, servicios sociales… Para el impulso y la dinamización de las pymes y autónomos, el apoyo a nuestras empresas tractoras, la inserción laboral de los jóvenes, la investigación, la tecnología, la cultura… No salen las cuentas, y deberemos apagar con la palma de nuestras manos algunas de las llamas que nos rodean. Abrir un paso por el que salir de esta crisis y abrirnos camino hacia un futuro, diferente y mejor.

No podemos evitar el dolor, pero podemos elegir que no nos importe. Aunque en Thought in Euskadi siempre preferimos hablar en positivo, así que os voy a contar lo que he elegido que sí me importe.

  • Me importa que seamos capaces de invertir en la educación de calidad, y basada en valores
  • Me importa que seamos capaces de invertir en ciencia, en tecnología, en aprender a hacer negocios con ese conocimiento
  • Me importa que defendamos nuestras raíces industriales, y que sumemos las alas de una globalización y una economía del conocimiento, pero bien hechas: con la economía al servicio de la sociedad, y la sociedad al servicio de las personas
  • Me importa aliviar en lo posible el sufrimiento de las personas que estén a mi lado, mucho más real que todo lo anterior.
  • Me importa que tú y yo seamos capaces de mantener la esperanza, la confianza, y que seamos capaces de movilizarnos para cambiar las cosas que tenemos que cambiar

Ojalá cuando acabe este curso que ahora empieza, nos miremos tú y yo las yemas de los dedos, las palmas de las manos, y estén quemadas, negras. Ojalá hayamos elegido quemarnos, porque si simplemente queremos esquivar el dolor, nos iremos escondiendo y acabaremos devorados por ellas.

Muchas cosas nos van a doler este curso. Ha llegado el momento de elegir qué nos importa, porque doler, nos va a doler.

Por favor, elige con cuidado.

.

Bonus Track 1.

Al final no os he hablado del liderazgo invisible de Lawrence de Arabia, ya volveré a ello, prometido.

Además, el desierto está lleno de personajes que pueden guiarnos sin que nos demos cuenta, me viene a la cabeza uno con cabellos de oro y que nunca responde a las preguntas.

.

Bonus Track 2.

Para los amantes del Sistema de Innovación, un link de regalo que te llevará a un interesantísimo proyecto del Institute of Technology & Innovation Management, del Hamburg University of Technology (TUHH), que profundiza en el papel de los agentes científico-tecnológicos en Alemania en apoyo de la globalización de su industria. Allí lo tienen claro: si no hay recursos en Alemania, los van a buscar a los países que como India o Brasi, están ahora afrontando su industrialización. Van juntos, empresas y agentes de la red de ciencia y tecnología, porque salen ganando las dos partes… Por cierto, hablan también de la Base de la Pirámide….

“Relatively recently, this phenomenon has also spread to emerging countries known for their scientific capabilities. This trend is reflected in the increasing number of offshore research and development (R&D) centers located in emerging economies such as China and India and in the increasing number of patents granted to multinational firms on inventions made at such foreign locations, as a recent analysis (March 2012) by us shows. For instance, most of the DAX-30 firms in Germany that conduct in-house R&D, have R&D presence in India, as defined by the Frascati Manual. The activities are often organized in the form of an offshore captive center, an international joint venture, a third-party offshore outsourcing contract (contract R&D), or a cooperation with academic and/or research institution abroad.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s