Traineras en la galerna

Está estos días el mar revuelto, como la economía.

Me he acercado a ver las olas, y he recordado una historia de este verano, que había olvidado contaros. El 12 de Agosto de este año, se cumplieron 100 años de la noche de Santa Clara, en 1912. Esa noche, una galerna fortísima arrasó la costa vasca. 143 arrantzales murieron en Lekeitio, Elantxobe, Ondarroa y principalmente, Bermeo. Coincidiendo con el aniversario, prepararon un documental que recuerda esta historia, os dejo aquí un trailer de 5 minutos que os dejará con ganas de más:

GALERNA. La Tormenta Desconocida from Pausoka on Vimeo.

La palabra galerna, como la palabra trainera, son propias del Cantábrico. La mar es una novia celosa, y le gusta ser dueña única de sus tormentas y de sus embarcaciones. Otra galerna, el Sábado de Gloria de 1878, acabó con la vida de 378 pescadores en Cantabria. Recuerdo que leí hace muchos años la novela “Sotileza”, de José María Pereda, que tenía un capítulo precioso describiendo la pelea de una tripulación por ganar el refugio del puerto en medio de aquella tempestad.

Igual que la galerna de la noche de Santa Clara, la crisis que nos azota ha venido esta vez más violenta y más larga. El año 2013, que ya se va asomando, se iniciará sin luz, con el PIB y el empleo cayendo, y con muchas empresas, familias y personas acercándose al límite de su resistencia. Como traineras tratando de volver a puerto en medio de la galerna, con las tripulaciones cansadas de luchar contra las olas y el viento, que no ha cesado y que en Europa nos está conduciendo a niveles de desempleo insoportables. Una ola mortal, que en Europa está dejando una huella profunda.

Además andamos desorientados, esto se parece más a los botes de rafting en los que cada uno hace lo que puede, que a una trainera en la que los remeros clavan la mirada en el patrón, seguros de que la única salida está en confiar en su experiencia (bueno, y en la Virgen del Carmen).

El lunes de esta semana ha salido el indicador que predice con más precisión cómo va la industria en Europa (que aproxima bastante bien cómo andan las cosas en Euskadi). Este indicador es de los que llaman “adelantados”, nos dice lo que pasará con el PIB y el empleo en los siguientes meses. El índice PMI (Purchasing Managers Index) manufacturero de la Zona Euro sigue por debajo de los 50 puntos (eso significa que la economía se contrae), pero desde Julio está remontando. El puerto está en los 50 puntos, en los que la economía volverá a crecer, nos sacará de la recesión.30592154Eurozone-PMI-2013-March-graph

Ya veis que hay pelea, que nadie se vaya a rendir ahora leyendo los blogs que anuncian el desastre, ni oyendo a los que predicen el fin del mundo de los mayas. Menos todavía a los que buscan dividirnos, ahora que tenemos más que nunca que trabajar juntos. Si hay salida a esta crisis, será trabajando todos juntos.

Porque es evidente que tenemos que cambiar el rumbo y construir una economía más solidaria. Pero igual de cierto es que para cambiar el rumbo de un navío como el de nuestra economía, lo mejor es que no se detenga. Necesitamos a nuestra industria al remo con firmeza, con decisión, como saben hacerlo, y a buenos patrones al timón, marcando un nuevo rumbo de una economía que vuelva a estar al servicio de la sociedad.

Te dejo con las líneas de Pereda, el texto es un poco largo, pero merece la pena:

Hasta entonces todo lo que fuera correr delante del temporal, era acercarse a la salvación; pero desde aquel momento podía ser tan peligroso el avance rápido como la detención involuntaria; porque la lancha se hallaba entre el huracán que la impelía, y el boquete que debía asaltarse en ocasión en que las mares no rompieran en él.

Andrés, que no lo ignoraba, parecía una estatua de piedra con ojos de fuego; los remeros, máquinas que se movían al mandato de una mirada suya; Reñales, no se atrevía a respirar.

Sobre el monte de Hano había una multitud de personas que contemplaban con espanto, y resistiendo mal los embates del furioso vendaval, la terrible situación de la lancha. Andrés, por fortuna suya y de cuantos iban con él, no miró entonces hacia arriba. Le robaba toda la atención el examen del horroroso campo en que iba a librarse la batalla decisiva.

De pronto gritó a sus remeros: -¡Ahora!… ¡Bogar!… ¡Más!…

Y los remeros, sacando milagrosas fuerzas de sus largas fatigas, se alzaron rígidos en el aire, estribando en los bancos con los pies y colgados del remo con las manos. Una ola colosal se lanzaba entonces al boquete, hinchada, reluciente, mugidora, y en lo más alto de su lomo cabalgaba la lancha a toda fuerza de remo.

El lomo llegaba de costa a costa; mejor que lomo, anillo de reptil gigantesco, que se desenvolvía de la cola a la cabeza. El anillo aquél siguió avanzando por el boquete adentro hacia las Quebrantas, en cuyos arenales había de estrellarse rebramando; pasó bajo la quilla de la lancha, y ésta comenzó a deslizarse de popa como por la cortina de una cascada, hasta el fondo de la sima que la ola fugitiva había dejado atrás. Allí se corría el riesgo de que la lancha se durmiera; pero Andrés pensaba en todo, y pidió otro esfuerzo heroico a sus remeros.

Hiciéronle; y remando para vencer el reflujo de la mar pasada, otra mayor que entraba, sin romper en el boquete, fue alzándola de popa y encaramándola en su lomo, y empujándola hacia el puerto. La altura era espantosa, y Andrés sentía el vértigo de los precipicios; pero no se arredraba, ni su cuerpo perdía los aplomos en aquella posición inverosímil.

-¡Más!…, ¡más! -gritaba a los extenuados remeros, porque había llegado el momento decisivo.

Y los remos crujían, y los hombres jadeaban, y la lancha seguía encaramándose, pero ganando terreno.

Para saber si la lancha entró en puerto, o acabo hecha astillas contra las rocas, tendrás que leer el libro ; ).

Sobre que nosotros llegaremos a puerto, ninguna duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s