Presupuestos 2012, senderos que se bifurcan

En el precioso cuento “El jardín de los senderos que se bifurcan“, Borges nos descubre el laberinto perfecto, construido en el tiempo, y no en el espacio. En ese laberinto habitamos: en cada momento tomamos decisiones, tomamos un camino y dejamos otro que quizá exista en otro universo paralelo, pero que no existirá más para nosotros.

Los recortes a los presupuestos dedicados a la Ciencia y la Tecnología en los Presupuestos Generales del Estado para este año configuran una de esas decisiones. Si el 21 de marzo, George Osborne defendía en el Parlamento británico unos presupuestos con el objetivo de, textualmente “turn Britain into Europe’s technology centre.”, unos días más tarde los Presupuestos Generales del Estado español proponen una reducción del 34% del presupuesto dedicado a Ciencia y Tecnología.

España toma una bifurcación diferente de la que están tomando el Reino Unido, Francia o Alemania, y Ángela Merkel con gran cariño y sentido de la oportunidad nos deja el recado: en Alemania estarán encantados de recibir a los españoles que quieran cambiarse de tren en esta estación. Esta chica es lista…

La realidad económica se ha convertido en un laberinto endiablado en el que las decisiones previas parecen construir un destino inexorable. Hemos consumido nuestro dinero y nuestro crédito en inversiones que ahora no valen nada (ladrillos y consumo desbocado), así que no tenemos con qué invertir. Antes tenemos que pagar las deudas, la que se ve y la que se oculta agazapada en los balances de nuestro sistema financiero al que, según nos explican, no podemos dejar caer. El sistema de ciencia, tecnología e innovación, éste podemos dejarlo caer, enterrarlo y ponerlo una lápida, que los sindicatos no van a montar una huelga por eso…

Claro, sería tremendo pagar nosotros el precio por nuestra irresponsabilidad, mucho mejor que lo paguen nuestros hijos y nuestros nietos, a los que vamos a dejar en herencia un país con una industria abandonada a su suerte, con la economía devastada, con un paro estructural del 20% por una década, al menos, que en los jóvenes será del 50%… Tranquilos, siempre podrán irse a vivir a Alemania o a China, qué gran consuelo…

Este mes de abril me acerco a Mexico DF, invitado por el Instituto Tecnológico de Monterrey, Promexico y CONACYT, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología mexicano, quieren conocer la experiencia de los Centros Tecnológicos de IK4. Aprovecharé para saludar a los descendientes de mi tío abuelo, que fue para allí con la selección de Euskadi de fútbol, y decidió cambiarse de tren (ya sabéis, en 1939 tomamos también una bifurcación…). Hoy México es una locomotora de creación de riqueza, gracias a sus recursos naturales y la consolidación de sus clases medias, que dibujan un horizonte de estabilidad y crecimiento para la próxima década (pese a los problemas de violencia y corrupción que sigue teniendo, en gran medida por su posición fronteriza en el tráfico de droga que sube de Latinoamérica hasta USA: ya saldrán de ese laberinto…).

Pero si además consiguen en esta década consolidar sus infraestructuras del conocimiento, si saben invertir en Ciencia y Tecnología que les ayude a consolidar su nueva industria en esta era del conocimiento, habrán ganado su futuro en este Siglo XXI tan revuelto…

Me darán envidia UK, México, agradeceré la hospitalidad de Ángela, pero yo no tengo previsto cambiar de tren, aquí me voy a quedar, en Euskadi, trabajando cada día para que mis hijos puedan seguir viviendo en su tierra, si es lo que quieren. No tengo previsto perder la esperanza: como cuenta Italo Calvino (un gran fan de Borges) en el último párrafo de otro precioso cuento, “Ciudades Invisibles”,

“El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio.”

En el cuento, un gran viajero (Marco Polo) le cuenta este secreto al Gran Kan. No es mal mapa para el camino que tenemos que recorrer ¿verdad? Ánimo, acompáñame por el segundo camino, que el viaje va a ser largo y me vendrá bien tu compañía.

Escrito en Uncategorized | 6 Comments »

Un pensamiento en “Presupuestos 2012, senderos que se bifurcan

  1. Un nuevo modelo para la economía – euskadi™

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s