Me falta la cuarta carta

Leí ayer la carta que firma la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, en la revista Nature. Entiendo la lógica de la carta, entiendo lo que quiere transmitir. He conocido a muchos excelentes gestores, en casos parecidos, y la carta responde al mismo esquema mental. Las condiciones de contorno, son las que son, y puedes llorar y lamentarte, o puedes tratar de hacer las cosas lo mejor posible, dadas las circunstancias. Los que tengáis responsabilidades de gestión sabéis a lo que me refiero, y sabéis también que muchas veces es lo que toca. Eso y hacer de tripas corazón.

Es lo que hace Carmen, y lo hace de frente, remitiendo una carta a la revista de los científicos por excelencia. Una carta en la que al final pide menos crítica, y más esfuerzo, más voluntad para salir adelante. Tendrá mi esfuerzo, y tendrá mi voluntad, y si en algún momento tengo que criticar, lo haré en privado y con ánimo de ayudarla. Respeto a las personas que saben asumir las responsabilidades que les tocan en cada momento.

He leído hoy la segunda carta, la que han escrito los medios de comunicación en sus titulares, en su interpretación de la carta. Entiendo también su lógica, entiendo lo que quieren transmitir. Se lo han puesto fácil, sabían que el titular incendiaría a la comunidad científica e incluso a la no científica. Es un titular perfecto para la lógica del enfrentamiento en la que estamos inmersos, la de un partido contra otro, y la de muchos ciudadanos contra unas instituciones que no acaban de encontrar la salida de este laberinto.

He leído la tercera carta, la que estáis escribiendo en las redes sociales. Una carta llena de perplejidad, de desesperación, de indignación, de cabreo. Una carta que en muchos casos habéis decidido mandarme a mí, a @guillerdorron. He leído todas y cada una, pero necesitaba más de 140 caracteres para contestarlas, aquí os dejo mi contestación.

Me falta la cuarta carta.

Una carta cuyo primer párrafo es explicar cuál es nuestro proyecto de futuro. Si no sabemos cuál es el proyecto, no sabemos si nos sobran o nos faltan científicos. No sabemos dónde tenemos que recortar y dónde apostar. Constantemente leo decisiones que encuentran su explicación en el pasado: lo que hemos hecho o dejado de hacer. Necesito decisiones que encuentren su explicación en el futuro, en el modelo económico y social que queremos dejar a nuestras hijas y a nuestros hijos.

Cuando tengamos ese proyecto, podremos saber qué necesitamos de la Ciencia y la Tecnología, y tendremos que aportar los recursos que sean precisos, y luego gestionarlos con eficacia. Y no es eficaz dar bandazos, ni querer en un año arreglar las cosas que hemos hecho mal en diez. Lo eficaz en Ciencia es una gobernanza sólida, un proyecto a largo plazo, buenos gestores, y científicos y tecnólogos orientados a la excelencia. Eso se construye en el tiempo, sobre pactos a largo plazo que ahora no tenemos.

Por eso esta cuarta carta, la que me falta, la tiene que firmar una sociedad civil vertebrada y comprometida. La tenemos que escribir personas que seamos conscientes del inmenso trabajo que tenemos por delante, pero que tengamos la firme determinación de llevarlo adelante. Si esa carta estuviese sobre la mesa, la carta que Carmen Vela hubiese tenido que escribir, la carta de los medios, y vuestras cartas en Twitter, hubiesen sido bien distintas ¿verdad?

Mirad, no me vale que echemos la culpa a Carmen o al Gobierno, ni me vale que echemos la culpa a los medios de comunicación, y por supuesto no me vale echaros la culpa a vosotros, que sois los que estáis llevando la peor parte de toda esta historia. No me vale de nada esta búsqueda de culpables, que otra vez nos hace mirar a un pasado que, lamentablemente, no podemos cambiar.

Lo que me vale es que soñemos un futuro diferente, y nos vertebremos como sociedad para explicar a este Gobierno y a los que vengan después, a estos medios de comunicación y a todos los que habitamos las redes sociales, que lo que tenemos que gestionar es nuestro sueño, no ese pasado con el que algunos se empeñan en perseguirnos.

Ayúdame a escribir la cuarta carta, por favor (y ponte ya la pulsera verde-esperanza, no sé a qué estás esperando).

Escrito en Uncategorized | 16 Comments »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s