La escalera de Jacob

100px-HimnastigiÚltimamente los posts me huelen un poco a azufre, con tanto infierno. Así que le he pedido ayuda a Jacob (ya sabéis, el que le cambió a su hermano la primogenitura por las lentejas), para que me ayude a construir la escalera con la que él soñó, por la que los ángeles suben y bajan del cielo.

Jacob ha cumplido, y me ha mandado esta semana un kit para montar los tres primeros peldaños. Me ha explicado que el resto de escalones bajarán del cielo si yo consigo levantar estos primeros. Al parecer en los temas celestiales la esperanza es una virtud indispensable.

  • El primer escalón es el PCTI 2020, que se ha aprobado esta semana. Me ha pasado un poco como con la escalera, que yo pensaba que iba a llegar hasta el cielo, y al final se me ha quedado un poco más abajo (lo mío con la apuesta por el conocimiento, ya sabéis). Pero, bien pensado, mejor apreciar el escalón que tanto ha costado construir, y que tiene la virtud de ser realista y pragmático. Tener un plan interinstititucional, plurianual y que centre las apuestas, es mucho mejor que no tenerlo, sin ninguna duda. Y nunca se sabe, si lo subimos con esperanza, igual encontramos los recursos para construir nuevos peldaños por el camino…
  • El segundo escalón que me ha mandado Jacob ha sido el “Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana para Euskadi”, que se presentó el viernes. Me ha animado a seguir escribiendo este blog, que siempre ha ido de eso, de transmitir a la sociedad la importancia de implicarse en la apuesta que este País necesita hacer por la industria, el conocimiento y las personas. Me parece importante que los ciudadanos participemos, nos impliquemos, expresemos nuestras opiniones, y que nuestras instituciones sepan, como dice el Libro Blanco, escuchar, “Aprender, desde la humildad y la autocrítica”. En esto también habrá que tener esperanza ; )
  • El tercer escalón que me ha mandado Jacob tenía truco. No es un Plan, ni un Libro Blanco. El tercer escalón es un poco más laborioso, me ha explicado, y se construye trabajando cada día, todos los días. Aprendiendo a cuidar cada día mejor a las personas que nos vamos encontrando en este viaje, escuchándolas, ayudándolas a construir su escalera, y dejándonos ayudar a construir la nuestra. Trabajando por una economía más al servicio de las personas. Os contaré la próxima semana cómo será mi peldaño en 2015, como siempre el solsticio llega con novedades : )

.

Estaba en eso, trabajando en el tercer escalón, y la verdad es que me quedaba la duda de si Jacob me había timado, y esto de su escalera era un cuento chino. Entonces el martes, mientras volvía de Donosti por la A8 de noche y lloviendo bastante, una piedra enorme atravesó el parabrisas de mi coche y me golpeó con fuerza en la cara. Así quedó el cristal, esta era la piedra…

accidente A8Menos mal que andaba construyendo los tres primeros escalones, y del cielo pudo entonces bajar el angel que sujetó el volante y llevó el coche hasta el arcén de la autopista. No volveré a dudar de Jacob, hay que vivir con esperanza : )

Un nuevo modelo para la economía

Uno no sabe si quedarse con la noticia de que la crisis es cosa del pasado, o con los últimos datos del PMI, que evocan peligrosamente la trazada de los brotes verdes de 2011.

PMI Spain December 14Lo cierto es que el modelo económico imperante (podemos llamarlo capitalismo global) y la cultura asociada que tiene en el consumo un pilar fundamental, afronta en todos los países desarrollados varios retos para los que no está encontrando una solución convincente.

Por citarte algunos que pueden sonarte:
. el lento crecimiento en las próximas décadas, que genera desempleo estructural
. el incremento de la desigualdad, que genera el declive de las clases medias
. los lobbies que acumulan más poder que los reguladores que deben controlarlos
. el envejecimiento de la población, que hace insostenibles pensiones y sistema de salud
. los límites en el uso de los recursos naturales

Como ha funcionado razonablemente bien durante bastante tiempo, tratamos de ponerle parches. Hace poco Henry Mintzberg citaba en su blog los nombres que vamos inventando para cada parche: Sustainable Capitalism, Caring Capitalism, Breakthrough Capitalism, Democratic Capitalism, Conscious Capitalism, Regenerative Capitalism, Inclusive Capitalism... Henry acababa el post con una cita del Papa Francisco “El dinero debe servir, no gobernar“, y venía a decir que el problema era el exceso de poder que estaba acumulando la economía, frente a la sociedad.

Ahora que ya sabemos dónde está el gato, y tenemos listo el cascabel, nos queda el pequeño problema de quién se lo pone (Henry Mintzberg tiene claro que no serán las escuelas de negocio, para las que tiene críticas furibundas, en muchos casos me parece que bastante acertadas).

Aunque si tú fueses Decano (o Decana) de una Escuela de Negocios ¿qué harías? ¿formar a las personas para el modelo económico imperante, con el que se encontrarán al salir por la puerta, o formarlas para un modelo económico alternativo, que todavía no sabemos si tendrá éxito?

Porque modelos alternativos hay varios: la economía circular, la economía colaborativa, la economía del bien común. las teorías del decrecimiento, los movimientos de transición… Todos ellos con intuiciones del futuro modelo que algún día encontrará la solución a los retos que te citaba al principio del post. Pero ninguno todavía preparado para tomar el relevo al capitalismo, necesitarán décadas para poder consolidarse y tomar el relevo.

Ya os conté una vez el fragmento con el que acaba el cuento de Italo Calvino “Ciudades Invisibles”, En el cuento, el gran viajero (Marco Polo) le cuenta su secreto al Gran Kan.

“El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo.

La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio.”

Hacer durar, dar espacio a las nuevas ideas, dejar que vayan creciendo para poder elegir las que le gustaban a Arizmendiarrieta “Las ideas buenas son las que se convierten en realidades

No estaría mal una Escuela de Negocios de la que saliesen alumnas y alumnos que han aprendido cómo funciona el infierno, pero que estén decididos a recorrer este segundo camino ¿verdad?

Despertar a la Sociedad

He leído con interés la entrevista a Shinzo Abe que publicaban ayer en The Economist. Ya sabéis que el Primer Ministro japonés ha adelantado las elecciones con el argumento central de que necesita un Gobierno más fuerte para acometer las profundas reformas que necesita su país.

Habla sin pelos en la lengua del grave problema demográfico que afronta Japón, y en coherencia de las profundas reformas que necesita su sistema de pensiones y su sistema de salud, en un contexto de deuda pública asfixiante. También, y aunque está en período electoral, habla de la reforma del mercado del trabajo que deben acometer, para incentivar una mayor participación de la mujer (ya sabéis que Japón tiene una envidiable tasa del 3,5% de desempleo, pero a costa de una participación de la mujer en el trabajo considerablemente más baja que otros países avanzados)

Shinzo aboga también con decisión por el papel estratégico de la diplomacia económica, como elemento clave para ayudar a sus empresas a internacionalizarse. Y habla de estas reformas con urgencia “We don’t have much time—that’s how I see it.”.

No es un discurso complaciente ¿verdad? Tampoco lo han sido las declaraciones de Angela Merkel esta semana, reconociendo que la economía en Europa no ofrece un futuro a los jóvenes. Y es que acababan de presentar el informe que ha elaborado Vodafone, con los datos de una encuesta a 6000 jóvenes de Alemania, Inglaterra, España, Italia y la República Checa.  (puedes ver el informe completo en este link, y los datos de detalle referidos a España en este link).

Duele más todavía ver la diferencia entre las perspectivas de los jóvenes en Alemania o UK, comparadas con las de España o Italia. Te resumo algunos titulares de los datos en España: el 72% cree que las oportunidades laborales son mejores en otros países y el 58% tienen previsto irse al extranjero para trabajar. ¿Y sabes dónde piensan que tendrán que ir? Pues sí, al norte de Europa.

Y es que allí están apostando por el futuro. Mira el texto de la foto que elige Angela Merkel para resumir la defensa de los presupuestos para 2015 en la web del Ministerio de Hacienda Our country must remain innovative.”. Y mira qué claro habla de la partida de I+D en el proyecto de Presupuestos para el año que viene…

Presupuesto R&D Alemania 2015Tenemos que despertar a la sociedad.

Tenemos que conseguir que aquí ocurra como en UK, que hace unos días el Ministro Greg Clark en una entrevista no quiso comprometerse a proteger los presupuestos de I+D, y en una semana tenía cartas en todos los periódicos apoyadas por importantes representantes de la ciencia, la tecnología y la industria, recordándole que el futuro del Reino Unido, y la prosperidad de su industria, dependían de esa apuesta, y que no podía flaquear… Tampoco tiene desperdicio la leña que le dan a Osborne desde la plataforma CaSE (Campaign for Science and Engineering) en relación con la defensa de sus presupuestos de esta semana, y con el retraso que han tenido en publicar la prometida Estrategia de Ciencia y Tecnología.

Tenemos que movilizarnos como en USA. El 27 de octubre el Advanced Manufacturing Partnership publicaba un informe “Accelerating U.S. Advanced Manufacturing”, con doce recomendaciones sobre las reformas necesarias: una política industrial ambiciosa, una red de centros tecnológicos con una potente financiación… Apoyando el informe, líderes de la industria, de las universidades, de las instituciones civiles…

Vamos, hay que despertar a la Sociedad, estamos a tiempo (aunque como dice Shinzo, se nos está acabando…). Te dejo con una cita de Francisco Javier, que esta semana ha sido su fiesta y me gusta recordarle.

Aunque nadie ha podido regresar y hacer un nuevo comienzo…
Cualquiera puede volver a comenzar ahora y hacer un nuevo final
Francisco Javier, s.j.

Ulises, en el octavo círculo del infierno

Considerad vuestra simiente:
hechos no fuisteis para vivir como brutos,
sino para perseguir virtud y conocimiento
La Divina Comedia, Canto XXVI, Infierno

Os hablaba en mi último post del noveno círculo del infierno de Dante. Algunas personas que trabajan día y noche por la Ciencia y la Tecnología en este pequeño gran País me dicen que he sido injusto y desproporcionado, y que antes de condenar públicamente a las penas del infierno a alguien, debería ser más prudente. Tienen razón.

A ellas les quiero pedir perdón. A veces los recursos literarios se nos van de las manos, y acaban haciendo heridas a personas a las que aprecio y respeto. Todas mis disculpas, no soy yo de mandar a nadie a los infiernos, salvo quizá a mí mismo. En esto último, debo decir que he tenido algún éxito, y esta semana me he quedado a vivir en el noveno círculo, el que habitan los traidores.

He tenido de vecino, en el octavo círculo (el de los embaucadores), a mi viejo amigo Ulises. Dante le condena en la Divina Comedia a ese círculo por la pasión desmedida de hacerse una última vez a la mar, en busca de nuevo conocimiento, arrastrando con él a una muerte cierta a sus fieles compañeros. Dejadme que le deje el teclado a Borges, él lo explica mucho mejor que yo:

Ulises deja a Penélope y llama a sus compañeros y les dice que aunque son gente vieja y cansada, han atravesado con él miles de peligros; les propone una empresa noble, la empresa de cruzar las Columnas de Hércules y de cruzar el mar, de conocer el hemisferio austral, que, como se creía entonces, era un hemisferio de agua; no se sabía que hubiera nadie allí. Les dice que son hombres, que no son bestias; que han nacido para el coraje, para el conocimiento; que han nacido para conocer y para comprender. Ellos lo siguen y “hacen alas de sus remos”…

A Ulises y a mí nos arrastra la pasión, y probablemente nuestro destino sea acabar en el infierno, lo tenemos bien merecido…

A mí me arrastra la pasión por nuestro sistema de Ciencia y Tecnología, me duele hasta las lágrimas, me consume por dentro. Es más fuerte que yo, y que mi prudencia, es más fuerte que el respeto y el cariño que debo a las instituciones y a las personas que en cada momento deben asumir la difícil y dura tarea de defenderlas. Entiendo que ellos deben mantenerse cuerdos, cuando otros nos volvemos locos.

Así que pido perdón, de corazón, porque una vez más debo hacerme a la mar, a la que pertenezco. Que nadie me siga, y que nadie se sienta agredido, no quiero arrastrar a nadie a este infierno que habito. El mismo Borges nos avisa de que no es fácil distinguir la noble pasión Ulises de la oscura obsesión del capitán Ahab…

Tenemos la empresa insensata del mutilado capitán Ahab, que quiere vengarse de la ballena blanca. Al fin la encuentra y la ballena lo hunde, y la gran novela concuerda exactamente con el fin del canto de Dante: el mar se cierra sobre ellos. (…) Salvo que Ahab no está movido por ímpetu noble sino por deseo de venganza. En cambio, Ulises obra como el más alto de los hombres. Ulises, además, invoca una razón justa, que está relacionada con la inteligencia, y es castigado.

Sin duda yo seré Ahab, enredado en mis obsesiones, o quizá el anciano pescador de “El Viejo y el Mar”. Ya os hablé de ello una vez ¿recordáis? Entonces era con el PCTI 2015, en Diciembre del 2011… Y antes todavía os hablé de la caza de las ballenas, de aventuras locas y aventureros cuerdos, en Diciembre de 2009. Sí, sin duda soy Ahab, y mi destino será hundirme amarrado a mi ballena, la Ciencia y la Tecnología de este pequeño gran País.

captain-ahab-whale-notes-007Pero dejadme hoy, antes de hundirme, que sueñe un momento que soy Ulises, y que me embarco una vez más, en una aventura loca (tanto da, hacer de Euskadi el referente europeo de innovación, o de Deusto Business School la mejor escuela de negocios del mundo…). Dejadme pensar que es posible, dejadme embarcar…

Allí está el puerto; el barco extiende sus velas;
allí llama el amplio y oscuro mar. Vosotros, mis marineros,
almas que habéis trabajado y sufrido y pensado junto a mí,
y que siempre tuvisteis una alegre bienvenida
tanto para los truenos como para el día despejado, recibiéndolos
con corazones libres e inteligencias libres, vosotros y yo hemos envejecido.

La ancianidad tiene todavía su honra y su trabajo.
La muerte lo acaba todo: pero algo antes del fin,
alguna labor excelente y notable, todavía puede realizarse,
no indigna de quienes compartieron el campo de batalla con los dioses.

Las estrellas comienzan a brillar sobre las rocas:
el largo día avanza hacia su fin; la lenta luna asciende; los hondos
lamentos son ya de muchas voces. Venid, amigos míos.
No es demasiado tarde para buscar un mundo nuevo.
Zarpemos, y sentados en perfecto orden hiramos
los resonantes survos, pues me propongo
navegar más allá del poniente y el lugar en que se bañan
todos los astros del occidente, hasta que muera.

Es posible que las corrientes nos hundan y destruyan;
es posible que demos con las Islas Venturosas,
y veamos al gran Aquiles, a quien conocimos.

A pesar de que mucho se ha perdido, queda mucho; y, a pesar
de que no tenemos ahora el vigor que antaño
movía la tierra y los cielos, lo que somos, somos:
un espíritu ecuánime de corazones heroicos,
debilitados por el tiempo y el destino, pero con una voluntad decidida
a combatir, buscar, encontrar y no ceder.

 

Euskadi, en el noveno círculo del infierno

Invertir en conocimientos produce siempre los mejores intereses
Benjamin Franklin

Este lunes, Eurostat publicaba el avance estadístico con los datos del indicador fundamental de inversión en I+D en Europa. En resumen, Europa sigue estancada en el 2%, mientras se amplía la diferencia entre los países que tienen clara esta apuesta (Alemania y los Países Nórdicos, que siguen incrementando la inversión a buen ritmo) y los despistados que todavía no se han enterado que sin I+D, no hay futuro.

El gráfico que se publicó en la sección Materia de El País, recoge de forma gráfica la foto del 2013.

estadistiva i+d europa 2013No es noticia que España está en el grupo de los despistados, junto con el resto del sur de Europa. Unos días antes el INE había publicado el dato para 2013, que había descendido al 1,24% (en 2012 fue el 1,27%). Faltan todavía las estadísticas desglosadas, que saldrán en unos días.

Hasta aquí, no hay demasiadas novedades. Ningún líder de la Comisión Europea o del Gobierno del Estado han comparecido para valorar estos datos, ni para dar explicaciones. Tengo la duda de si es porque no se han enterado, o porque no saben qué decir, o porque están convencidos de que este tema no le interesa a nadie.

La triste novedad es la de este jueves, que Eustat ha hecho públicos los datos de Euskadi. Por primera vez desde hace más de 10 años, el dato ha descendido respecto al año anterior. El 2013 la inversión en conocimiento en Euskadi se situó en el 1,99% de nuestro PIB, respecto al 2,06% que habíamos alcanzado el año anterior. El dato no me ha pillado de sorpresa, una crónica de una muerte anunciada.

Y tampoco me ha sorprendido que la única voz que se haya alzado con valentía para expresar su preocupación haya sido la del Presidente de Confebask. A su análisis me remito, difícil encontrar tanta lucidez y criterio en tan pocas líneas. Hace unas semanas alertaba también de los alarmantes datos demográficos. Sin personas y sin conocimiento, no podremos construir la nueva industria que necesitamos para garantizar nuestra prosperidad.

Qué queréis que os diga, me llevan todos los diablos del infierno. Para nada me consuela que el 2013 fuese un año atroz. Es en años atroces en los que hay que sacar fuerzas para hacer apuestas audaces que nos ayuden a cambiar el rumbo. Estoy aburrido de discursos vacíos, de estrategias huecas de recursos, de la incoherencia entre los objetivos que nos marcamos y los medios que ponemos para alcanzarlos.

No nos damos cuenta de que es preciso tomar con decisión el timón y girar la nave, desplegar todas las velas para coger el único viento que sopla ya para las naciones desarrolladas, que es el de la nueva industria del conocimiento. Sin infraestructuras potentes de ciencia y tecnología, sólidamente conectadas al tejido empresarial y a la sociedad, no habrá futuro para nuestra industria, ni habrá recursos para sostener nuestro estado del bienestar.

He leído que se va aprobar el PCTI 2020 antes de fin de año, este jueves lo han presentado en Bruselas. Solo leeré una página, y será la de los recursos, públicos y privados, asignados al Plan.

Dante sitúa en el último y peor círculo del Infierno a las personas que traicionan a quienes confiaron en ellas. Hasta ese círculo me arrastrarán los demonios si no veo una apuesta decidida y cierta por la ciencia y la tecnología, unos presupuestos públicos y privados que nos catapulten en 2020 al lugar que debe ocupar Euskadi para defender su tesoro, nuestra industria.

En ese círculo preguntaré a los que me encuentre allí, qué demonios ha cambiado en este País para que no seamos capaces de sostener nuestras apuestas.

Mil gracias, Professor Glover

Europa solo puede competir en clave de inteligencia
Prof. Anne Glover, Chief Scientific Adviser UE

Hace dos años y medio tuve el regalo de conocer a Anne Glover.

Le acababan de nombrar Chief Scientific Adviser de la Unión Europea, reportando al Presidente de la Comisión Europea, así que era una persona importante. Antes había sido durante varios años la Chief Scientific Officer de Scotland, reportando también directamente a Alex Salmond. Antes eminente científica, Catedrática de Biología Molecular en Aberdeen, y empresaria que había cruzado con éxito el puente entre la ciencia y el negocio, entre otros muchos cargos y distinciones. Antes, escocesa de pura cepa nacida en Dundee, y amante del mar.

Anne GloverY yo, como soy un ingenuo, le puse un correo para invitarle a venir a Euskadi, para que nos diese una conferencia sobre la importancia de la inversión en Ciencia y la Tecnología. Sin embajadores, ni cuerpo diplomático, ni invitación oficial sellada y timbrada: llamé por teléfono a la Comisión, pedí su e-mail, y le puse unas líneas. “Por favor, Professor Glover, me gustaría que viniera para subrayar la importancia de la apuesta por la Ciencia y la Tecnología para nuestro futuro.

Me contestó al día siguiente. Ella, personalmente, no su asistente, ni la secretaria de su asistente. “Gracias Guiller, encantada de acercarme, te dejo al pie del correo mi teléfono y las fechas en las que podría estar con vosotros. Anne” Sin preguntas de protocolo, sin pedir nada a cambio, sin preguntar con qué autoridades iba a sacarse las fotos, ni quién diablos era yo para invitarle a Euskadi.

La fui a buscar al aeropuerto un poco nervioso, la verdad. Su sonrisa me quitó los nervios, nada más llegar. Quería aprovechar su viaje para conocer a científicos de aquí, conocer la situación de la Ciencia y la Tecnología de primera mano, dejar su mensaje, alto y claro. Su conferencia fue excelente, didáctica, llena de ejemplos concretos nacidos de su experiencia.

A las preguntas de los medios respondió de forma directa, sin los rodeos a que nos tienen acostumbrados los políticos. Hasta el ABC le entendió lo que opinaba de los recortes…

Enorme ErrorEstuvo dos días enteros, y en ningún momento dejó de sonreir, de querer conocer, de aprovechar cualquier momento para charlar con unos y con otros. No solo con los jefes, quería estar con personas técnicas, becarias y becarios, jóvenes que acababan de crear su empresa de biotecnología. No me pidió agenda oficial, ni tampoco tiempo para descansar.

Me agradeció que le acercase un momento para ver atardecer desde el puerto, me había contado que le gustaba mucho navegar con su esposo en una pequeña embarcación que tenían en Escocia. Estuvo un ratillo viendo la puesta de sol, me pidió un ratillo de paz para telefonear a su familia para compartir el momento, miestras esperábamos a las personas con las que habíamos quedado para cenar, que llegaron un poco tarde.

Se fue como había venido, amable, sonriente, interesada en saber si me parecía que había hecho bien su labor de acercar la Ciencia y la Tecnología a la sociedad. Muy consciente del enorme trabajo que tenía por delante, y de los pocos recursos que tenía para ello. Pero no la oí quejarse ni una sola vez, ni protestar, ni echar la culpa a nadie.

Después la he seguido en su incansable labor por todo el mundo, vendiendo la ciencia y la tecnología europea por todo el mundo, y acercandola a la sociedad. Siempre con una sonrisa, siempre incansable, siempre accesible. Hace poco presentaba el balance de sus primeros 1000 días como Chief Scientific Adviser… Sin apenas recursos, sin apenas apoyos, Anne ha estado trabajando sin descanso en la batalla más estratégica que tiene Europa para conquistar su futuro.

Anteayer Anne mandaba una carta a los Presidentes de todas las Sociedades Científicas en Europa, anunciando que la Comisión había decidido eliminar el puesto de Chief Scientific Adviser. Agradecía su apoyo en estos años, y les pedía que seguieran trabajando para llevar la ciencia a la sociedad, para tener una ciencia mas excelente. Ni una queja, ni una protesta.

The European Commission confirmed to me yesterday that all decisions on the Bureau of European Policy Advisers (BEPA) were repealed and so the function of Chief Scientific Adviser has ceased to exist. The new European Political Strategy Centre (EPSC) which “replaces” BEPA does not comprise a function “Chief Scientific Adviser”.

It is not up to me to comment on this decision, but I would like to express that I am proud of what this office has achieved in less than 3 years with very few resources. This has only been possible thanks to your continued support throughout this time and the hard work of the fantastic members of my team who will now seek new opportunities.

I am going to leave the Commission at the end of January and look forward to meet you again in the future.

With all best wishes

Anne

Así que yo tampoco voy a quejarme, ni a decir lo que pienso de los asquerosos especuladores financieros reconvertidos a políticos miopes que conducen ahora los destinos de Europa, que no tienen el coraje de hacer las apuestas que necesitamos, entre otras cosas porque no tienen ni remota idea de lo que hablan, por ejemplo en el caso de las políticas de ciencia y tecnología (uy, perdón, se me ha debido escapar lo de “remota”).

Otro día me extenderé. Hoy solo quiero agradecer a Anne Glover su excelente trabajo de estos años, y también su visita a Euskadi. Su compromiso, y su fe inquebrantable en el papel de la ciencia y la tecnología en el futuro de Europa. Su ilusión por conocer a las personas, por acercarse a ellas como otra persona para construir juntos. Que fuese capaz de ser sencilla y cercana a pesar de la importancia de su cargo y de su trayectoria.

Thanks Professor Glover, thanks Anne.

Europa necesita más que nunca de personas como tú.

Aún hay esperanza

Si quieres el bien, trabaja por la justicia
Ignacio Ellacuría

Mañana domingo, 9 de noviembre, Ignacio Ellacuría hubiese cumplido 84 años.

No los podrá cumplir, ya sabes. Una semana más tarde, el próximo domingo 16 de noviembre, se cumplirán 25 años del día en que fue asesinado junto con otras 7 personas en la Universidad Centroamericana de El Salvador. Así que he aprovechado estos días de Noviembre para recordarle, y para releerle, ya os conté una vez que este joven me parece una persona de las que merece la pena. Me he encontrado con una historia que me ha hecho sonreír, otras que me han hecho pensar.

Primero la sonrisa. Es de un día en 1984 que había subido a un campanario con Jon Sobrino para refugiarse de un tiroteo de los que había en El Salvador. De vez en cuando, el uno y el otro asomaban un poco la cabeza para ver si paraban los tiros. Acabada una de las comprobaciones, Ellacuría preguntó a Sobrino cómo andaba la cosa. Y dicen que éste le respondió: “Aún hay esperanza. Porque acaba de marcar Noriega”. Y es que estaba aprovechando para escuchar la radio, y acababan de contar que el Athletic se adelantaba por 1-2 en Mestalla y quedaba así a un solo partido de lograr el título de campeón. Era muy del Athletic, este joven; hubiera disfrutado mucho en la nueva Catedral.

Ahora el pensamiento. Me he encontrado con estas palabras suyas, pronunciadas en 1989, el año en que fue asesinado, no puedo dejar de traerlas aquí:

“Yo no creo que, por su propia dinámica, el capitalismo lleve a su fracaso económico, que es el que había subrayado Marx, ya que ha demostrado una gran capacidad de reacomodo, sobre todo mediatizando a la clase obrera europea a través de beneficios y de consumo, cargando ese débito sobre las clases no obrera o pre-obrera del resto del mundo.

Quizás, cuando ya no hubiese a quien cargarle la última carga de la plusvalía, volviera la ola a esa orilla.

El problema es si el capitalismo sabe rehacerse también desde el punto de vista humano y social: yo, personalmente, creo que lleva a callejones sin salida. De ahí que la Iglesia haya dicho que el capitalismo tiene tales defectos que, sin un profundo cambio, no es aceptable. Y este cambio no se está dando.”

Ya no hablamos de “clase obrera”, ahora decimos “clase media”, pero por lo demás el comentario de hace 25 años no podía ser más actual, más lúcido, más profético.

Ignacio Ellacuría veía con mucha claridad que los países desarrollados estábamos disfrutando de una calidad de vida construida en buena medida sobre una dolorosa desigualdad, que ya existía en lo local, pero que a nivel mundial era sangrante. Pero, con esa misma claridad, vio también que ese viaje acabaría antes que después, y esa desigualdad haría el viaje de vuelta, y acabaría instalándose también aquí, cuando los países emergentes empezasen a despegar. Porque el capitalismo es una máquina muy perfeccionada para crear riqueza (la mejor que conocemos), pero muy poco eficiente cuando llega el momento de repartirla.

La ola ha vuelto a nuestra orilla, y ahora nos enfrentamos a la tarea de corregir un sistema del que nos hemos estado beneficiando durante décadas, hasta el punto de que se nos ha metido en los huesos. Pero ahora que no crecemos y la poca riqueza que podemos crear no se reparte adecuadamente, la sociedad se nos está rompiendo, y no sabemos cómo arreglarla… (esta semana ha presentado Cáritas en Deusto el Informe Foessa de Euskadi sobre exclusión y desarrollo social, deberías leerlo).

ellacuria en claseNos conviene por eso recordar a Ignacio Ellacuría, una persona que dedicó la vida a luchar contra esa desigualdad que vivía cada día en El Salvador. No tenía dudas de cuál era el papel de la Universidad, nunca creyó en la violencia como el instrumento para corregir los errores que cometemos, y sí en el conocimiento…

Todo centro jesuita de educación superior está llamado a vivir dentro de una realidad social y a vivir para tal realidad social, a iluminarla con la inteligencia universitaria, a emplear todo el peso de la universidad para transformarla.

En otro discurso en la UCA ampliaba esta idea:

La forma específica con que la universidad debe ponerse al servicio inmediato de todos es dirigiendo su atención, sus esfuerzos y su funcionamiento universitario al estudio de aquellas estructuras que, por ser estructuras, condicionan para bien o para mal la vida de todos los ciudadanos.

Debe analizarlas críticamente, debe contribuir universitariamente a la denuncia y destrucción de las injusticias, debe crear modelos nuevos para que la sociedad y el Estado puedan ponerlas en marcha. Insustituible labor de la universidad en su servicio al país como un todo y a todos los ciudadanos.

De esta orientación se aprovecharán además los profesores y estudiantes al vivir en una universidad, que al ser lo que debe ser, les ofrece una tarea crítica y creadora, sin las que no hay formación universitaria.

Todo un programa para construir una Universidad como la que necesita esta sociedad ¿no te parece? Nos iría bien seguir los consejos de este joven, que sacaba su esperanza de Dios y también de las personas (“la esperanza somos nosotros mismos“, he leído que solía repetir).

Dios no nos fallará, o eso espero. A ver qué hacemos nosotros.