El futuro de Innobasque

Innobasque 2007 07 05

El próximo domingo 5 de julio hará dos años del día que los socios de Saretek decidimos que nuestra Asociación iba a pasar a denominarse “Agencia Vasca de Innovación” (el nombre de Innobasque llegó algunos días más tarde) y le nombramos Presidente a un joven con no demasiada experiencia en esto del I+D+i. El joven (probablemente a causa de su inexperiencia) nada más llegar nos dijo que ibamos a convertir a Euskadi en EL referente europeo en innovación.

kursaal

Y ayer hace exactamente un año, nos juntamos con los socios de Innobasque en el Kursaal a decir aquéllo de “Yes, we can!” (Obama todavía no había ganado, así que nos la jugamos un poco… Nos salió razonablemente bien)

Y hace una semana, nos hemos vuelto a juntar, esta vez en el Euskalduna. Nuestro objetivo ya es conocido. Que llevamos dos años en ello y que habrá que seguir trabajando duro otros veinte años, no parece que sea demasiada noticia. Así que pocas novedades ¿no?

Asamblea 2008 01 31

¿Así que esto era eso de Innobasque? Pues vaya, el 31 de enero de 2008 parecía que iban a comerse el mundo y ahora, mírales, ahí andan, no parece que vaya a ser para tanto… Algunos socios y amigos andan con estas ideas en la mirada, o en su conversación, o en su cabeza… Y es que no ven que se haya alcanzado todavía el “Tipping Point”.

¿Qué es el Tipping Point? En Física, el punto límite en el que un objeto deja definitivamente su posición de equilibrio inicial y avanza inexorablemente hacia una posición de equilibrio cualitativamente distinta. Dicho por un inglés (en este caso refiréndose al cambio climático) “the levels at which the momentum for change becomes unstoppable”.

The Tipping Point

Hay un libro muy ameno e interesante, escrito en el año 2000 por Malcolm Gladwell, que analiza los “Tipping Point” en los procesos de cambio social. Se titula precisamente así The Tipping Point: How Little Things Can Make a Big Difference

Presenta conceptos y ejemplos relativos a cómo se propagan las nuevas ideas y modelos en la sociedad, y conecta investigaciones desarrolladas por sociólogos con ideas intuitivas sobre el funcionamiento de las redes sociales de las que todos podemos tener una experiencia próxima.

Concluye con un Capítulo delicioso (Chapter 8: Focus, Test, Believe), al que me quería referir en este post, porque para mí resume algunas de las claves del pasado, el presente y el futuro de Innobasque, y del que os dejo el último párrafo:

What must underlie successful epidemics, in the end, is a bedrock belief that change is possible, that people can radically transform their behaviour or beliefs in the face of the right kind of impetus. Tipping Points are a reaffirmation of the potential for change and the power of intelligent action. Look at the world around you. It may seem like an immovable, implacable place. It is not. With the slightest push; just in the right place; it can be tipped.

Así que el futuro de Innobasque va a estar lleno de pequeñas acciones, hechas por muchas personas. Cambiando nuestro modelo de Ciencia y Tecnología, nuestro modelo Educativo, nuestro modelo Sanitario y Asistencial, nuestro modelo de Competitividad y de Sostenibilidad, nuestra Cultura y nuestros Valores.

No sabemos cuál de ellas será la que le dé un vuelco a este pequeño gran país, así que no queda otra: Focus, Test, Believe.

Para todas estas personas que quieren seguir creyendo en este proyecto, que son el futuro de Innobasque, le he pedido a un joven argentino que nos componga una canción. Va por Ustedes.

(Por cierto, Diego Torres compuso esta canción en lo más profundo de la crisis que atravesó Argentina hace algunos años: también nosotros saldremos de ésta).

PIB Argentina 1995 - 2008

Color Esperanza, arrasó en Argentina a finales de 2001 y principios de 2002

Bueno, me voy al partido de gordos y delgados, que por fortuna existen algunas cosas que no tenemos que cambiar.

Crisis y Personas

Me comentaba esta mañana un buen amigo, que cuando la mar está revuelta, es cuando se distingue a los buenos patrones.

Así que lamentaré los efectos en muchas familias de este cambio de ciclo económico que nos acompañará al menos durante el Ejercicio 2009, pero me tranquilizará en todo este tiempo saber que en nuestra industria y en nuestras instituciones hay patrones que sabrán navegar por estas aguas revueltas. Bienvenida la crisis si el protagonismo de nuestra economía y nuestra sociedad queda en manos de buenos patrones. Saldremos fortalecidos y saneados.

Esa reflexión me lleva a pensar que en estas mismas manos debería estar este “Thought in Euskadi” (Innovan las Personas), así que voy a por el tercer compromiso: o hago que esta conversación sea compartida por algunos buenos patrones, o poca riqueza habrá y tendré que buscar un título más modesto para este blog.

Como el subtítulo de “Innovan las Personas” es un concepto amplio, trataré de buscar alguna definición más precisa del rumbo que me gustaría dar a esta conversación (en línea con la catálisis de la que hablaba en algún post anteriot), con la ayuda de Ortega y Gasset:

 ‘Existen hombres decididos a no contentarse con la realidad. Aspiran los tales que las cosas lleven un curso distinto: se niegan a repetir los gestos que la costumbre, la tradición, y en resumen, los instintos biológicos les fuerzan a hacer. Estos hombres llamamos héroes. Porque ser héroe consiste en ser uno, uno mismo. Si nos resistimos a que la herencia, a que lo circunstante nos impongan unas acciones determinadas, es que buscamos asentar en nosotros, y sólo en nosotros, el origen de nuestros actos. Cuando el héroe quiere, no son los antepasados en él o los usos del presente quienes quieren, sino él mismo. Y este querer ser él mismo es la heroicidad. No creo que exista especie de originalidad más profunda que esta originalidad ‘práctica’, activa del héroe. Su vida es una perpetua resistencia a lo habitual y consueto. Cada movimiento que hace ha necesitado primero vencer a la costumbre e inventar una nueva manera de gesto’.  (J. Ortega y Gasset, ‘Meditaciones del Quijote’)

Releo lo escrito hasta ahora, y me viene a la memoria que hace algunos meses le recomendé a una de mis hermanas alguno de los libros de Ortega.  Recuerdo que su comentario básico fue: interesante pero tiene la costumbre de olvidarse de la mitad del universo, o referirse a él como un elemento decorativo. Era 1914 y sin duda, cada movimiento que hacemos para implantar la igualdad real “necesita primero vencer a la costumbre e inventar una nueva manera de gesto“.

Así que ni patrones, ni hombres ni héroes: mi tercer compromiso será conseguir que algunas Personas me ayuden a escribir este blog, para que se haga merecedor de su título.